Seleccionar página

"Un perfil de nuestra sociedad"

Aloisio Suárez

Vivimos en una sociedad de consumo, controlada por el gran capital, que difícilmente pierde poder y dinero. Es la clase dominante.

Su poder le permite imponer sus valores y su visión del mundo a los demás. Por eso nuestra sociedad está deshumanizada. Los verdaderos valores humanos como solidaridad, fraternidad, amistad, generosidad, sinceridad, honradez, no son valores asociados al éxito social, que en nuestra sociedad viene dado por otros conceptos.

En nuestra sociedad el reconocimiento y la valoración real de las personas está relacionada al tener, al poseer y no al ser. La mayoría de la gente se pasa la vida buscando tener bienes, eso ocurre porque vivimos bajo el dominio ideológico de la clase dominante que controla a la mayor parte de las grandes empresas y a la banca, ejerciendo el poder fáctico. Sus valores y su visión del mundo son inculcados a la ciudadanía diariamente por distintas formas, principalmente la publicidad y algunos medios de comunicación.

Es por eso que la mayoría de la gente se siente bien e integrada en la sociedad cuando reproduce sus valores y principios, principalmente cuando consume. Consumir bienes, en especial los de gran valor, está muy bien visto. La gente siempre comenta positivamente cuando un amigo o familiar se hace con un bien valioso. Es un indicador de éxito.

La clase dominante maniobra de distintas maneras para acumular más poder y principalmente dinero. En ese contexto el aspecto más grave está relacionado con la acumulación de capital debido a sus consecuencias. Aquí tenemos un artículo del periódico Infolibre sobre ese tema.

Esa acumulación se consigue principalmente pagando bajos sueldos. En realidad estos son tan bajos que existen trabajadores pobres que llevan una vida miserable.

Para conocer más detalles sobre la pobreza severa en nuestro país tenemos un artículo del periódico publico.es

En España un 33% de la población está en riesgo de exclusión, según datos del INE. Visite la página web del INE con datos de la población excluida.

Por un lado la alta acumulación de capital y por otro la pobreza extrema que, debido a la pandemia, se ha acercado a los 5 millones de personas son los elementos que explican el problema de la desigualdad que hay en nuestro país, uno de los más graves que tenemos. Este artículo del periódico El País trata bien este problema.

Uno de los colectivos que más está sufriendo las consecuencias de todo eso son los jóvenes. El paro entre menores de 25 años supera el 40%. Estamos hablando de la generación futura de este país que vive la imposibilidad de programar su futuro con un mínimo de dignidad. Esta situación de precariedad laboral y paro a la que está sometida esta generación ya dura algunos años y colabora mucho en agravar el problema del envejecimiento de la población pues compromete de manera directa el tema de la natalidad. Muchos de nuestros jóvenes no tienen posibilidades ni siquiera de independizarse, mucho menos de mantener a una familia.

Hace poco más de un año que tenemos un gobierno progresista y espero y deseo que tome medidas capaces de mejorar este panorama socioeconómico tan devastador, aunque sea difícil de aceptar que este año no se haya decidido aumentar el salario mínimo. Aquí tenemos un artículo del economista Juan Torres López sobre ese tema. Por otra parte el IMV (ingreso mínimo vital) tal y como fue diseñado y está siendo administrado parece difícil que reduzca la pobreza severa como sería deseable.

máis artigos

Do 19 ao 25 de abril 2021

Do 12 ao 18 de abril 2021

Do 5 ao 11 de abril 2021

Do 29 de marzo ao 4 de abril 2021

Do 22 ao 28 de marzo 2021

Do 15 ao 21 de marzo 2021

Elena Ramos Rascado por Ana Santos

Antonio Lois Pérez

Xosé Manuel Gulías Márquez

Carmen Varela Villamarín

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

Español