Um recanto do meu jardim por António Silva

Um recanto do meu jardim por António Silva

Um recanto do meu jardim 

Técnica: Acrílico e pastel seco sobre tela com texturas e colagens

 Nesta pintura usei colagens e quis lembrar um pequeno recanto de um jardim florido que ofereci à minha amada, sob um céu primaveril. Na colagem tenho pequenos pedaços de poemas que eu escrevi.

 António Silva

Recanto
António Silva

António Silva

Poeta

Eu me chamo António Silva. Sou português e da província do Baixo Alentejo. Gosto muito de pintar e escrever poesia.

Meus poemas são pequenas pinturas coloridas. Cada tela que pinto é um poema colorido. E meus poemas são pinturas que retratam pedaços da minha vida. Recordações de infância que ficaram gravadas em meu coração. Eu gosto de colorir a vida com meus poemas e minhas pinturas. Assim a vida é mais fácil e mais bonita. Pinto e escrevo, como se ainda eu fosse uma criança.

Pois por dentro, eu não mudei, sou uma criança que tem um corpo de adulto.

As distâncias que eu percorri

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

“Revolución o Extinción” por Juanjo Guirado

“Revolución o Extinción” por Juanjo Guirado

Hablar de las “contradicciones del capitalismo” parece, para los oídos conformados por el discurso ideológico omnipresente, una fórmula gastada. Pero este es solamente un enunciado, y hay que desplegarlo para comprender su esencia profunda. Despreciar lo que no se conoce es fruto de una ignorancia cultivada desde el poder. Así, el más o menos involuntario ignorante “desprecia cuanto ignora”, como en otro tiempo y contexto lamentaba Antonio Machado.

Tras el derrumbe de la Unión Soviética, una corriente reformista de carácter socialdemócrata sacudió a los partidos de izquierda. No fue solo la pérdida de un modelo fallido lo que reforzó el revisionismo de tradición socialdemócrata, latente siempre como una alternativa a los cambios revolucionarios cada vez que parecen inviables, en esta ocasión pulverizó a algunos partidos, como el PCI, con las consecuencias que vemos en este mismo momento, e hizo tambalearse a otros. Desde luego, disminuyó su influencia y produjo derivas y fugas a derecha e izquierda (la mayoría a la derecha, más alimenticia). Recuerdo el calificativo de zorrocotroco aplicado a quien no compartiera esta deriva.

capitalismo

Quienes tomaron esta dirección, oportunistas aparte, no profundizaron mucho su análisis, que resultó puramente coyuntural. Ignoraron que ya entonces se había publicado aquel informe al Club de Roma: Los límites del crecimiento.

Pero además bastaría un razonamiento al alcance de cualquiera y que ya se ha divulgado hasta la saciedad: como en un espacio finito no puede haber un crecimiento infinito, y el capitalismo fracasa si no crece, los límites naturales conducen al sistema al agotamiento. Al llegar al límite tiene que convertirse en “otra cosa”. En qué podría consistir “esa cosa” dependerá de un devenir histórico difícil de anticipar.

Superada ya la capacidad de renovación de los recursos, no queda otra vía que el decrecimiento. La vía reformista de la socialdemocracia está agotada, y cómo se produzca ese decrecimiento dependerá de la resistencia de la fuerza de trabajo organizada, pero son muchos los factores que objetivamente se oponen a esa organización.

La resistencia de la clase capitalista se centra en la sobreexplotación de la naturaleza y el trabajo humano y encuentra un arma poderosa en los medios de desinformación que posee. La diversidad de situaciones laborales incrementa la competencia interna en la clase trabajadora, ya no sólo obrera en el sentido tradicional. Un creciente ejército laboral de reserva debilita las reivindicaciones. Hay rivalidades en la lucha por lo inmediato entre indígenas  e inmigrantes, empleados y desempleados, y una diversidad de situaciones laborales difíciles de unificar.

Pero el hecho objetivo de que este sistema muere, y la posibilidad de que la humanidad perezca con él o sea conducida a situaciones atroces debería reagruparnos para afrontar el dilema “socialismo o barbarie”, que hoy podemos reformular como “revolución o extinción”.

Así lo plantea Andrés Piqueras, profesor titular de Sociología y Antropología Social en la Universidad Jaume I de Castellón y miembro del Observatorio Internacional de la Crisis (OIC), con el que lleva tres lustros estudiando la crisis civilizatoria del capitalismo.

Con motivo de la publicación de su último libro, De la decadencia de la política en el capitalismo terminal, lo entrevista Salvador López Arnal. En el blog arrezafe, su conductor Loam resume lo esencial. Por mi parte, seleccionaré algunos puntos más. Puede verse la entrevista completa en Observatorio de la crisis.

Andrés Piqueras

En este momento histórico el capitalismo incumple crecientemente los dos principales elementos que constituyen su razón de ser: la conversión del dinero en capital y la conversión de seres humanos en fuerza de trabajo asalariada (subsunción real del trabajo al capital), o dicho de otra manera, en una mercancía que realiza trabajo abstracto.

Hemos visto algunas de las claves a las que se enfrenta el neoliberalismo financiarizado como modelo de crecimiento que se ha intentado poner en práctica a escala casi planetaria. Con la degeneración de ese modelo el capitalismo en sí mismo enfrenta una serie de contradicciones cada vez más insalvables:

  1. Entre acumulación y regulación (forma en que se expresa hoy la contradicción clásica entre desarrollo de las fuerzas productivas y relaciones sociales de producción).
  2. Entre valorización y realización (dado que la escasa recuperación de la tasa de ganancia en la producción se ha hecho a costa de una exacerbada depresión de la demanda).
  3. Entre el valor ficticio generado por el entramado mundial financiero-especulativo y la plusvalía real generada, que responde a un estancamiento de la rentabilidad (lo que denotó una parcial recuperación de las tasas de ganancia sin proporcional acumulación de capital).
  4. Entre estancamiento y endeudamiento, el cual como factor imprescindible del crecimiento actual no tiene contrapartida ni productiva ni energética para posibilitar que una hipotética acumulación futura pueda satisfacer las deudas del presente.
  5. Entre el valor capitalista y la riqueza social y natural, pues aquél depende cada vez más de la destrucción de éstas.
  6. Entre el desarrollo de las fuerzas productivas (la automatización) y las bases de sustentación del capitalismo: valor, trabajo asalariado, plusvalía, ganancia…, que resultan crecientemente deterioradas.

Los logros democráticos en el capitalismo, esto es, conseguir decantarlo hacia su opción reformista o socialdemócrata (con una relativa mayor distribución del poder social; mayor participación del conjunto de la sociedad en las decisiones que la afectan; mayor redistribución del conjunto de la riqueza social), sólo se han podido alcanzar históricamente, siempre a través de las luchas de clase, cuando coinciden tres tipos de factores:

1) Cuando la masa de ganancia y con ella la tasa media de beneficio se desarrollan satisfactoriamente para la clase capitalista.

2) Cuando la clase capitalista se ve con dificultad de reemplazar o sustituir a la fuerza de trabajo; es decir, cuando se reduce mucho el «ejército laboral de reserva».

3) Cuando la fuerza de trabajo organizada adquiere una relevante fuerza social y política (las posibilidades de esta condición están a su vez profundamente vinculadas a las de las dos anteriores).

En esta fase del capitalismo no se dan ninguno de esos factores. Antes al contrario, tenemos una acumulación de capital gripada sin visos de superarse; un «ejército laboral de reserva» que hoy se ha hecho mundial, con al menos 4.200 millones de personas en situación de «disponibilidad migratoria», allá donde y cuando lo requiera el capital. El poder social de negociación (capacidad de hacer valer los propios intereses a escala social) de la fuerza de trabajo queda, con todo ello, reducido a mínimos.

Eso quiere decir que pretender mejoras sociales sustanciales dentro del capitalismo actual se va convirtiendo cada vez más en una quimera (los hechos históricos que vivimos desde hace al menos 30 años así lo atestiguan). El avance social cada vez más claramente sólo se podrá hacer contra el capitalismo, como parte de un proyecto de construcción de otra civilización.

Por las mismas razones que acabo de exponer, si al capitalismo le va mal, si tiene dificultades para ampliar el valor o realizar la plusvalía, no puede permitirse aperturas democráticas. La política se cierra y se dirige en toda su amplitud e intensidad a intentar paliar la caída del valor. Eso se traduce en contrarreformas laborales y fiscales, exponencial aumento de la explotación, degradación de los mercados laborales y militarización de las relaciones internacionales. En la ciencia hay bastantes premisas más difíciles de comprobar que esta cuestión teórica que te estoy enunciando. La venimos constatando en nuestras experiencias de vida desde los años 70 del siglo XX.

Por eso precisamente lo que propongo en el libro es que la política dentro de los cauces del capital está prácticamente cerrada. Es cada vez más un mero instrumento del (moribundo) valor. Repito, hoy ya sólo contra el capital se pueden conseguir nuevos logros sociales, por lo que hay que empezar a replantearse proyectos y estrategias a partir de estas consideraciones, en lugar de mirar atrás, según hacen las izquierdas del sistema (o izquierdas integradas) en todos lados, para ver si el capitalismo vuelve o recupera su fase keynesiana. Como si eso fuera posible.

La grave encrucijada civilizatoria que atravesamos, con sus enormes desafíos ecológico-climáticos, económico-demográficos y sociales, no puede enfrentarse a partir de los principios básicos del modo de producción capitalista (competencia, individualismo, dictadura de la tasa de ganancia, intereses cortoplacistas, expolio de la riqueza social y natural, desigualdad crecientemente abismal, guerra permanente…), sino solamente a través de la cooperación, la mancomunidad y la planificación.

Ninguna de ellas puede darse a escala satisfactoria en un modo de producción basado en la feroz competencia entre intereses privados y en la toma de decisiones por parte de cada capital particular. La cohesión social, imprescindible para aquellos objetivos, tampoco se puede lograr sin nivelación de las partes. Esto es, sin al menos un considerable grado de igualdad social tanto local como mundial.

Tales condiciones sólo tienen alguna posibilidad de alcanzarse a través de un modo de producción en el que los medios de producción y vida estén socializados; donde se pueda planificar, por tanto, a partir del interés común y para el bien común. Quizá, ciertamente, la clásica máxima de «Socialismo o Barbarie» vaya teniendo que ir dejando paso a otra aún más perentoria, la de «Revolución o Extinción».

Juanjosé Guirado

Juanjosé Guirado

Arquitecto

Juan José Guirado Fernández, sevillano de nacemento (Écija 1946) e pontevedrés de adopción, tras rematar os seus estudos de arquitectura desenvolveu a maior parte do seu traballo como arquitecto en Pontevedra, traballo que, por circunstancias da vida, foi abandonando para dedicarse ao ensino, comezando por unha substitución no IES Concepción Arenal de Ferrol e aprobando posteriormente as oposicións a profesor de debuxo, profesión que exerceu en Pontevedra durante sete anos, seis deles no IES Valle Inclán.
Despois de rematar a súa tese doutoral, acabou na Escola de Enxeñería Industrial de Vigo, no Departamento de Deseño, no que traballou ata a súa xubilación hai agora sete anos. Ao longo dese tempo participou en diversos congresos e cursos dentro e fóra de España e realizou estudos sobre xeografía, historia, antropoloxía, filoloxía e literatura.
Desde hai dez anos escribe puntualmente no seu blog esencial o menos sobre estas e outras materias. Ademais da súa tese é autor de tres libros sobre xeometría e deseño.

Esquerdas e dereitas

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

Economía do benestar en Onda Cero

Economía do benestar en Onda Cero

Hablamos de la economía del bienestar ¿Conoces Weall?.

Esta semana invitamos a Ana Santos al Hotel Rías Bajas para seguir tejiendo redes con el colectivo pontevedrés +60 “De vella a bella”. Hoy hablamos de economía del bienestar y conocemos a Ana Gómez, coordinadora de “WEAll”, una alianza de organizaciones, movimientos e individuos que trabajan por una economía del bienestar.

Ana Gómez
Ana Santos Solla

Ana Santos Solla

Profesora de Educación Física

Son Ana Santos, nacín en Pontevedra no ano 1960, a miña infancia estivo moi ligada a Santa María de Xeve, a terra da miña nai, son a terceira de 8 irmáns, a maior das mozas, a máis vella como me dicían de pequena. Sempre me gustou o deporte e estudei INEF en Madrid, estiven 34 anos no IES Valle Inclán impartindo Educación Física alí foi onde coñecín ao resto dos meus compañeiros que agora me acompañan neste proxecto. Decidín xubilarme para dar un novo rumbo á miña vida e levar a cabo este tipo de iniciativas como @devellabella ue pretende que o envellecemento activo convértase en embelecemento persoal e poder achegar a miña experiencia nesta etapa da vida.

Nós os maiores aínda temos moita guerra que dar, espero que este blogue motívevos a querer colaborar connosco.

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

La América de Humboldt por Luis Guereñu

La América de Humboldt por Luis Guereñu

La América de Humboldt

Luis López de Guereñu

Los noventa años de vida de Alexander Humboldt  son prolíficos como en pocos casos se habrá podido dar. Estudió los paisajes geográficos y celestes, fue científico y al mismo tiempo divulgador, estuvo en contacto con pueblos indígenas de América y describió la geografía de territorios peruanos, ecuatorianos, colombianos, venezolanos, antillanos, mexicanos y aún de algunas ciudades como Filadelfia y Washington.

Humboldt

Sus conocimientos abarcan la astronomía, las ciencias naturales, la geología y otras disciplinas, plasmando en una obra inmensa todas sus experiencias que, en el caso de América, cobraron la forma de atlas, dibujos y narraciones.

Desde el oeste de México exploró las regiones de Guanajuato, Ciudad de México, Taxco, Puebla, Veracruz y, viajando por el golfo de México, llegó a La Habana, Trinidad[i] y de aquí, a Cartagena de Indias. Exploró el Orinoco y llegó a las regiones de Angostura, San Fernando, Cumaná, Barcelona y Caracas. Desde Zapote[ii] siguió en dirección sur por el río Magdalena hasta Honda y Bogotá; luego Cartago y de nuevo hacia el sur en dirección a Quito, Cotopaxi, Chimborazo, Loja, Cajamarca, Trujillo, Lima y, por mar, regresó a Acapulco. Desde La Habana viajó también por mar hasta el nordeste de Estados Unidos, para regresar a Europa.

Ríos y zonas montañosas, selvas y paisajes nevados, zonas ecuatoriales y climas fríos, costas e islas, el altiplano mexica y la costa del Pacífico. Su obra es inmensa. Taxco, por ejemplo, al sur de Ciudad de México, es una población en medio de cerros y montañas que describió el geógrafo prusiano; Cotopaxi, al sur de Quito, se encuentra en plena cordillera andina con su volcán que conoció y describió Humboldt. ¿Qué reflexiones haría este cuando llegó a Cajamarca, lugar donde se produjo el encuentro entre el inca Atahualpa y Pizarro en 1532? No podría nuestro personaje dejar de considerar los aspectos humanos de la conquista, la ferocidad de unos y otros, las víctimas, los conflictos entre españoles y el lento sometimiento de aquellos indígenas, habitantes del noroeste del actual Perú.

Humboldt, en su “Cosmos”, nos ha dejado las sensaciones vividas durante los años en América, entre 1799 y 1804; no se limitó a la mera descripción, que en su caso es minuciosa, abundante y certera, sino que mostró la pasión que le inspiraron aquellas tierras inmensas, sin parangón en Europa.

Humboldt e Bonpland

Salió en compañía de su amigo Bonpland,  médico y botánico francés, del puerto de A Coruña para un viaje que marcaría un antes y un después en la historia de la Geografía, pero también fue el grandioso preludio de otras muchas expediciones geográficas y científicas que se hicieron durante el siglo XIX. El viaje de los dos amigos –más bien epopeya- no fue lineal; muy al contrario, estuvo entreverado de visitas repetidas, idas y venidas, anotaciones sin número, experiencias extraordinarias, acopio de información riquísima sobre pueblos, paisajes, climas, sistemas montañosos e hidrográficos, destacando lo estudiado sobre el río Orinoco. Emplearon canoas y levantaron un mapa con ayuda de relojes de longitud[iii] y los conocimientos que tenían de astronomía. Les acompañaron los españoles Nicolás Soto y el Padre Bernardo Zea, llevando unas decenas de indios las cargas de la expedición.

La Sociedad Geográfica Española (iv) ha dado cuenta de la exploración de Humboldt y Bonpland del Orinoco, redactando un informe que dirigieron al presidente de los Estados Unidos, Thomas Jefferson. Y como geógrafo que inicia la moderna concepción de la Geografía se ocupó de los aspectos humanos, de las desigualdades en México, de la multitud de razas, del mestizaje, del contraste entre la belleza y aún bravura de los paisajes… y de los vicios humanos. [i] En la costa sur de la isla de Cuba, tiene un gran interés patrimonial reconocido oficialmente.

américa

[ii] En la costa colombiana del Caribe, al sur de Cartagena de Indias.

[iii] Parece que fue invención de un relojero inglés en el s. XVIII, por medio del cual es posible determinar la longitud en que se encuentra un punto. En un museo situado en el edificio Guildhall de Londres se encuentra el primer modelo.

[iv] Sociedad Geográfica Española

Jose Luis López de Guereñ

Jose Luis López de Guereñ

Profesor de Geografía e historia

Jose Luis naceu en Vigo en 1951. Pasou os primeiros anos da súa vida na provincia de Salamanca, incluida a capital, regresando cando tiña 10 anos a Galicia. Realizou o bacharelato no Instituto Valle Inclán de Pontevedra. Estudiou Maxisterio e licenciouse en Xeografía e Historia, especialidade en Historia do Arte, na Universidade de Santiago de Compostela en 1975. Foi profesor no IES Valle Inclán e na Escola Pública de Adultos (EPA) de Pontevedra e no IES de Poio (Pontevedra). Ten un blog onde publica regularmente os seus artigos 

Obras: Historia de Pontevedra (1996, xunto a Antonio de la Peña Santos e Juan Juega Puig)

Historia de vida

Polacos e Ruteros

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

O pão das pedras por Risoleta C. Pinto

O pão das pedras por Risoleta C. Pinto

As duas peregrinações que fiz a Santiago ficaram-me guardadas no coração como se tivesse erguido um templo dentro de mim. Posteriormente, ocasiões tem havido de forte impulso para regressar: a Santiago, aos campos que é preciso atravessar, ao templo, ao meu coração. Como uma dimensão do mundo em que vivemos é material, não há como voltar a pôr os pés no chão e a mochila às costas, mas nem sempre o ser consegue libertar-se da obrigação e partir para a acção. Porque, frequentemente, a acção é a obrigação. Assim, a alternativa é reentrar nesse templo já erguido e fazer a peregrinação por dentro. Foi o que fiz há uns anos, em 2014: onze dias de peregrinação poética ao meu interior, que fui registando como se estivesse a fazer o caminho. Tudo isso está numa pequena e obscura página algures perdida na Internet a que de vez em quando regresso peregrinando ou ensaiando um novo peregrinar ou apenas recordando. Nestes últimos dias que decorreram, voltei lá e encontrei o que escrevi naquele que ficou numerado como o décimo primeiro dia:

«Chora e ora. Partilha peixe e pão. E espera.»

Uma foto de Jean-François Ganas ilustra as palavras que neste momento me tocaram como se fossem de hoje. Em tempo de guerras e confusão, tem de haver um tempo de chorar, para que não nos inundemos por dentro. E como nas guerras anteriores, aquelas que já não conhecemos por termos vindo posteriormente, é preciso não arrecadar, pois tudo o que se arrecada apodrece, mas partilhar o que houver. Por vezes pode ser esta a acção que se nos exige. E a partilha também pode ser pela arte e pela criação. 

petit déjeneur de Jean François Ganas

Por vezes parecemos pobres à porta da nossa própria casa suplicando aquilo que só nós podermos dar-nos. Uma página de poemas, uma história recontada, um desenho na folha de um caderno de criança, uma canção embalada pelo corpo, uma dança dervixe como quando eramos crianças e ainda hoje vemos aos mais pequenos em louco rodopiar. E a nossa alma inveja. As crianças existem no mundo para recordar os adultos destas formas tão simples de peregrinar. Como quem partilha pão. Nem sempre a partilha é com o outro, mas existe um outro em nós sedento de receber, ansioso por dar. Às vezes é arte que podemos partilhar, outras apenas desabafo que devemos guardar. Como sempre disse aos meus alunos, nem todo o extravasar é arte. É preciso extrair o pão das pedras. Os alquimistas, e quantos não fizeram esses caminhos até Compostela!, bem o sabiam. Enquanto não for ouro, o metal, há que mantê-lo na forja até à completa transformação em pedra preciosa ou perfumado pão. Entretanto, cada um pelos seus meios, por terra, água, ar ou pelo fogo do coração, que vá fazendo, por sua vontade, o inevitável caminho. Pode ser pedregoso, inclinado, longo, perigoso, mas é sempre mais fácil do que aquele que não se escolheu, ou que não se escolhendo, se colheu.

Risoleta C. Pinto Pedro, Lisboa

Risoleta C. Pinto Pedro, Lisboa

Colaboradora Portuguesa

Risoleta C. Pinto Pedro, nascida em Elvas, é autora nas áreas do romance, novela, conto, poesia, teatro, ensaio, crónica periodística e radiofónica (Antena 2), conto infantil e BD, assim como ópera, canção, cantata e musical, tendo escrito libretos a convite dos compositores Jorge Salgueiro, Paulo Brandão e Helena Romão, com incursões também na escrita para dança (Companhia de Dança Amalgama). Tem mais de vinte obras publicadas, para além de colaboração em revistas, catálogos, manuais e colectâneas. Na ficção recebeu o Prémio Revelação APE/IPBL, O Aniversário, 1994; Ferreira de Castro (A Criança Suspensa 1995), tendo sido duas vezes distinguida na poesia pela Sociedade da Língua Portuguesa. Foi professora de Literatura em várias escolas, nomeadamente, e durante mais tempo, na Secundária Artística António Arroio. Tem escrito e feito conferências sobre as obras de: Fernando Pessoa, Teixeira de Pascoaes, Jaime Cortesão, Sebastião da Gama, Bocage e Jaime Salazar Sampaio, entre outros. Mais recentemente, tem estudado, escrito e publicado ensaio sobre a obra dos filósofos Agostinho da Silva (A Literatura de Agostinho da Silva, essa alegre inquietação, 2016) e António Telmo (António Telmo- Literatura e Iniciação, 2018), pela editora Zéfiro. Publicou, recentemente, três livros pela editora Sem Nome: Cantarolares, um Sabor Azul (poesia, 2017), Ávida Vida (poesia, 2018) e A Vontade de Alão (novela, 2019). No prelo, a sair no próximo Janeiro, uma novela a anunciar em breve, e em avançado trabalho editorial, dois livros de poesia, um deles já projectado para meados de 2022.

Blogue: http://aluzdascasas.blogspot.com/

A salvação pelo verde

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥