Michael Cimino, o como pasar de la gloria al infierno haciendo escala en el cielo.

Murió en el verano de 2016, solo, en su casa de los Angeles, a la edad de 77 años, aunque este dato es controvertido dado su interés en despistar con su edad de nacimiento que se supone fue en el invierno de 1939.

Hijo de músico y de diseñadora de ropa, fue un estudiante difícil de varias especialidades, desde arquitectura a drama.

Michael Cimino 3

Confesó ser un apasionado de los coches y de las mujeres, pero quien sabe.

Después de filmar dos películas espléndidas que le auparon a conseguir cinco oscars (entre ellos mejor película y mejor director), de los nueve a los que estaba nominada, con The Deer Hunter (El Cazador), cayó en desgracia para el resto de su vida tras entregar la maravillosa Heaven´s gate (La puerta del Cielo). La United Artists, creada en su día por Charles Chaplin, D.W. Griffith, Douglas Fairbanks y Mary Pickford, canceló todos los proyectos que tenía firmados con él. A partir de entonces, muchos guiones que había escrito y comprometido fueron anulados o reescritos y encargada la dirección a otros directores.

La industria de Hollywood cambio las reglas y decidió que ningún director volvería a controlar un proyecto de principio a fin.

Michel Cimino contó con el apadrinamiento de Clint Eastwood, después de haber escrito el guión de Naves misteriosas y Harry el fuerte. Su productora Malpaso le compró el guión de Thunderbolt and Lighfoot (Un botín de 500.000 dólares) y consintió en que dirigiese la película, la primera de solo siete. En el empeño contó con el inestimable empuje de Joan Carelli, novia y productora con la que mantuvo una relación intermitente de cerca de 30 años. La película fue un éxito rotundo. El actor Jeff Bridges fue candidato al óscar. Con la siguiente película The Deer Hunter (El Cazador) y sus cinco oscars, Michel Ciminio fue encumbrado al altar de los escogidos.

El Cazador cuenta la historia de tres amigos que van a la guerra de Vietnam y es el pretexto para hablar del significado de la guerra y el deterioro emocional de los jóvenes que volvían de aquel infierno. Algunos criticaron la película por fascista y otros por racista con los vietnamitas.

Michel Cimino 2

En 2015, sin saber lo cercana que estaba la muerte, M. Cimino dio en Locarno una delirante clase magistral. Llevaba gafas negras que no se quitó en ningún momento, un aspecto de haber sido embalsamado vivo, sin arrugas, la nariz reconstruida, las cejas depiladas y muchas dudas sobre su cambio de sexo, que no quiso aclarar. Era una caricatura del joven Cimino que todo el mundo recordaba: cara redonda, nariz carnosa y pelo largo, con una mirada interesada e inteligente. Sobre el oficio que había escogido, después de abrirse paso como afamado publicista, dijo “Soy un arquitecto frustrado que acabó en esta locura del mundo del cine”. 

Y respecto a las acusaciones que había recibido de fascista, racista o comunista (en el caso de La puerta del Cielo), señaló: “No hago películas para explicar ideas” añadiendo “Mi única preocupación ha sido siempre hacer las cosas mejor; como ser original”. La clase se prolongó mucho más allá del tiempo previsto, para desesperación de su representante y los organizadores. Se le notaba que estaba a gusto: autoritario y adulado.

Vivía entre París y Los Ángeles. En Francia e Italia lo cortejaron y le rindieron homenaje.

 Tras el fracaso comercial de La Puerta del Cielo, la Paramount Pictures le ofreció la dirección de Footloose, en 1984. Lo despidieron sin contemplaciones tras las demandas “extravagantes” que les hizo en la producción de la película.

En 1985 dirigió Year of the Dragon (Manhattan Sur), con guión junto a Oliver Stone. La película fue acusada de racista por los chinos.

Todavía produciría y dirigiría tres películas más: The sicilian, Desperate Hours y The Sunchaser.

En 2005 publicó la novela “Big Jane

Big Jane

Tengo que decirlo pronto y claro: La Puerta del Cielo es el mejor western que jamás se ha filmado y una de las mejores películas de la historia del cine.

Comenzó a filmarse en abril de 1979 y se acabó en noviembre de 1980, con un coste final de 44 millones de dólares que superó ampliamente el presupuesto inicial de 11,5 millones de dólares. Se estrenó una versión comercial de dos horas de duración que recaudó casi 4 millones de dólares. Un estrepitoso fracaso.

En 2012, en el Festival de Venecia, se estrenó la versión de 216 minutos, que recomiendo. El público aplaudió puesto en pie. Lo mismo sucedió, poco después en Nueva York. Se hizo la luz.. Heaven’s Gate , o La Puerta del Cielo que es como se estrenó en España, es una historia circular, que se cierra sobre si misma. La memoria se impone sobre la historia.

Se divide en tres partes y un epílogo, del que no hablaré por si algún lector intrépido se atreve a visionarla y disfrutar de ella.

En la primera parte: En 1870, en Harvard, dos amigos (Irvine y Averill), hijos de clase alta, se gradúan. A la ceremonia de graduación sigue un baile circular (cada parte de la película tiene uno), donde los jóvenes se mueven y danzan despreocupados, ajenos a los avatares del futuro. La cámara sigue a Averill y su compañera de baile.

En la segunda parte: En 1890, en el Condado de Johnson (Wyoming), Irvine es miembro de la Asociación de Terratenientes. Averill es sheriff y protege a campesinos e inmigrantes de la Europa del Este, a los que la Asociación acusa de robo de ganado.

Nate Champion es capataz de la Asociación y esta enamorado de la misma mujer que Averill: una guapa prostituta que acepta como pago ganado robado. Ella quiere ser rica. Nate le propone matrimonio y Averill le regala un carruaje y le pide que se vaya del condado.

En esta parte hay un baile, en dos secuencias. David Mansfield, autor de la música de la película, aparece tocando el violín mientras da vueltas en patines. Un baile comunitario, feliz. La cámara se mueve y sigue a los personajes. Implica al espectador en la historia, ávido por saber lo que pasará con el triángulo amoroso en un entorno tenso y violento.

David Mansfield sube al escenario, junto a su banda, y tocan mientras Averill y Ella Watson bailan solos a ritmo de vals: un momento de paz, antes de la destrucción, la desolación y la injusticia.

Baile

La Asociación, en connivencia con el gobernador y el ejército, confecciona una lista de 125 elementos subversivos y agitadores que han de ser asesinados. En ella esta Ella Watson. La Asociación se convierte en ley, juez y verdugo.

Irvine, Averill y Nate han de posicionarse y lo hacen.

En la tercera parte, el baile de los granjeros atacando a los terratenientes lo define todo

El epílogo marca el final de la historia trece años después.

Kris Kristofferson (Averill) hizo en esta película el mejor papel de su carrera. Se le nota cómodo.

Jeff Bridges, otro de los protagonistas, ya trabajó como M. Cimino en Thunderbolt and Lighfoot.

Christopher Walken, espléndido, había trabajado en The Deer Hunter.

Michael e Jeff

La fotografía melancólica de la película fue responsabilidad de Vilmes Zaigmond, que también fotografió The Deer Hunter.

El casting es de Cis Corman que también tuvo esa responsabilidad en El Cazador.

David Mansfield, el autor de la música, hace un trabajo delicioso y muy adecuado. Un gran acierto.

Michael Cimino era un perfeccionista, hasta la obsesión. Hizo construir decorados, tirarlos y volver a levantarlos. Revisó el vestuario de los actores y de los extras, cuidando de cada detalle. Intentó captar la atmósfera de la época. Mandó repetir algunas escenas obsesivamente. Sacó el mejor partido de sus actores. Todos brillaron a gran altura, incluida Isabelle Huppert, en su esforzado papel de Ella Watson. La hizo entrenar durante horas con K. Kristofferson para bailar con soltura sobre patines. Las coreografías de la película son momentos sublimes y espectaculares.

Era capaz de esperar días y días para filmar con una determinada luz reflejada sobre una montaña. Perseguía la autenticidad en los detalles. El sabía que el tiempo era dinero, pero el dinero era su menor preocupación. Se trajo del territorio alquilado a los indios Pies Negros 220 horas de filmación que luego, durante el montaje, se convertirían en las dos horas finalmente estrenadas comercialmente o en las 3 horas y media de años después.

Rodando era un déspota solitario. A los periodistas los trataba con desprecio. Era prepotente con sus compañeros de profesión. Con estas cualidades no era difícil granjearse enemigos.

Al morir, en su casa dejó perfectamente apilados montones de guiones. “La mejor manera de ser un mejor escritor o director es estudiar actuación”, declaró y acto seguido añadió: “Aprendes la importancia de una acción en lugar de una oración”.

 “Creo que las mejores películas provienen de la realidad, no vienen de ver otras películas”, dijo en Locarno.

Michel Cimino
Jose Luis Vázquez

Jose Luis Vázquez

Escritor

Estudió Ciencias Económicas en la Universidad Central de Barcelona y cursó un máster en Dirección de Marketing en EADA.

Ha trabajado como directivo financiero y de logística en varias empresas de logística y alimentación.
Ha realizado numerosos viajes de aventura por los cinco continentes, ascendiendo montañas, conviviendo con tribus y cruzando ríos y mares.

Le encanta el cine, y los wésterns en particular.
Lector empedernido: novela, historia, ciencia y filosofía.
Cursó tres años de Narrativa y Novela en la prestigiosa Escola d’Escriptura del Ateneu de Barcelona.
Ha publicado dos libros: Clara y algo más, de cuentos, y La memoria en color, autobiográfico.
Barrabás el Sicario es su primera novela.

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥