Zona de confort por José Luis Vázquez

Zona de confort por José Luis Vázquez

Bien podría haber sido el título en castellano, pero optaron por ponerle La zona de interés. En inglés, original, la película es The Zone of Interest.

 Una película más en el que ha resultado ser un prolífico año 2023. Una coproducción inglesa-americana-polonesa.

Ganadora del Oscar a la mejor película extranjera y al mejor sonido, además del Gran premio del jurado en Cannes.

Dirigida por Jonathan Glazer, que además firma el guion. Británico, judío, guionista y director. La película está basada en una novela de Martin Amis

Jonathan Glazer (59 años) combina la realización de anuncios publicitarios para grandes empresas multinacionales, con la dirección de películas como Reencarnación (2004) o Under the Skin (2013).

La música es de Mica Levi (37 años), que ya fue aclamado por su composición para la película, de Jonathan Glazer, Under the Skin. Aunque recibió una formación clásica, desde 2008 experimenta con el pop. Lidera la banda Good Sad Happy Bad. 

La fotografía es de Lukasz Zal  (43 años), polaco, que fotografió entre otras la maravillosa Ida de Pawel Pawlikowski

Under the skin
reencarnación artigo
zona de interés

¿De qué va la película?

Hay ocasiones en que es mejor no contar nada sobre el guion, la trama o el contenido de la película, dejar que el espectador se impregne y se sorprenda por la historia desde el primer momento.

Parece, y lo es, una pretensión absurda: tenemos internet (el chivato Google), tenemos la televisión, tenemos las novelas de Martin Amis, tenemos demasiados inputs anteriores al visionado de la película: casi imposible no saber de qué va.

El comandante de un campo de concentración, Rudolf, vive con su mujer y sus hijos en una casa amplia, con un bonito jardín, junto a la tapia del campo de concentración. A él le gustan los caballos, contarles cuentos a sus hijos, hacerle vástagos a su mujer y follarse a una fulana, de vez en cuando, mientras ensaya con nuevas tecnologías crematorias, con gran profesionalidad.

Su mujer, Helwing, rubia, dulce, amante de las flores y las plantas, poco amorosa con sus hijos, estalla como una fulana cualquiera, como una déspota, cuando intentan apartarla de su zona de confort.

 

El horror tras la aparente normalidad. Parece una distopia, aunque fue una realidad apabullante, aunque es una realidad presente: aconsejo a los que vean esta recomendable (y muy cruda) película, que cuando la estén viendo, sustituyan al comandante alemán, por un comandante israelí y, mientras imaginan el sufrimiento de aquellos judíos, imaginen el sufrimiento de los palestinos hoy.

 Nunca fue más dura la realidad que cuando la imaginamos. La imaginación no tiene censura y añade matices, sutilezas, vericuetos. Duele lo que nuestra imaginación es capaz de imaginar, de situar frente a la belleza y armonía de lo aparente. Alarma que en un entorno de aparente hermosura y bienestar, el humo de los crematorios ensuciando el cielo azul, los gritos y los ruidos de la tortura y el horror, puedan pasar tan desapercibidos como los ladridos de un perro, el canto de un pájaro o el crujir de las piedras del suelo al caminar.

La cámara nunca entra en el campo de concentración y, a pesar de todo, nos horroriza pensar lo que allí sucede, la cotidianidad que dentro se consuma. Nos interpela un padre amoroso que además es un criminal sin escrúpulos, profesionalmente aséptico.

Nos desconcierta una mujer-madre instalada confortablemente en una burbuja. Nos pasma la normalidad con la que unos niños pueden coleccionar dientes que tuvieron dueños.

 A nivel técnico y formal, la película tiene algunos aportes discutibles o pretenciosos, que no añaden nada importante a lo que se cuenta tan bien y con tanta habilidad. Por ejemplo, los tres fundidos de la película: un fundido en negro, al inicio de la película, desconcertante, otro fundido en blanco y, un tercero, un fundido en rojo.

La música, minimalista, contribuye al desasosiego y a la inquietud y actúa como un contrapunto a la aparente normalidad.

Más que mostrar la película sugiere, más que enseñar incita a pensar: una reflexión sobre el horror de lo cotidiano. No dejen de pensar en ejemplos de nuestros días, los encontraran cerca y sin dificultad.

Jose Luis Vázquez

Jose Luis Vázquez

Escritor

Estudió Ciencias Económicas en la Universidad Central de Barcelona y cursó un máster en Dirección de Marketing en EADA.

Ha trabajado como directivo financiero y de logística en varias empresas de logística y alimentación.
Ha realizado numerosos viajes de aventura por los cinco continentes, ascendiendo montañas, conviviendo con tribus y cruzando ríos y mares.

Le encanta el cine, y los wésterns en particular.
Lector empedernido: novela, historia, ciencia y filosofía.
Cursó tres años de Narrativa y Novela en la prestigiosa Escola d’Escriptura del Ateneu de Barcelona.
Ha publicado dos libros: Clara y algo más, de cuentos, y La memoria en color, autobiográfico.
Barrabás el Sicario es su primera novela.

Entrevista

Marai-Zweig

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

IRISH LANDSCAPES/ Paisaxes de Irlanda por Ramón Caride

IRISH LANDSCAPES/ Paisaxes de Irlanda por Ramón Caride

1. Rory Gallagher (1948-1995)

A dama tatuada levoute cedo

ao walhalla bárbaro onde tronan guitarras

bordando o máis fero blues before sunrise

mentres deusas negras mostran os seus encantos

e escancían hidromel para os perdedores

así na terra como en irlanda

ningún santoral do rock feito negocio

recollerá a efeméride efémera do teu pasamento

como un mesmo a necrolóxica con retraso

o sabor da túa fender esportillada nos bafles

a million miles away viaxando coa mente

lembrando a mornura das horas fuxidas

os amores ausentes e os soños gastados

against the grain

cedo de máis

eat my words

chorarás se non cantas.

Rory Gallagher (1948-1995)

2. Muiredach Cross

 

                                                  And may these characters remain
                                                                When all is ruin again
W.B. Yeats

  Aprétanse as figuras na quentura do abrazo

Cruz e circo estruturas que defenden do alleo

Coordenadas precisas superficie dos límites

Hai moito de cerne elemental na pedra

De antigas esencias códigos perdidos

Xamais descifrados. Nada é tan sinxelo

Como a maxia a historia podería dicilo

Negación da evidencia. O cruceiro espido

Resiste á erosión do tempo e das palabras

As formas familiares como outrora nosas

Furan polos ollos. Onde están as mans

Que te agarimaron marcando o seu selo?

Testemuña inerte. Aínda nos conmoves.

Muiredach Cross

 3. Cliffs of Mohel

 Debruzados no abismo na vertical do ensoño

Baixo de nós o océano coa fondura do tempo

Soidade e tres mil millas de auga

Tras a tumba de Yeats. Mergullan os mascatos

Derradeira fisterra no azul aberto

Como unha ferida que sanga proe o mar

Na banda de alén tampouco é a liberdade

A vertixe fai acenos nunha escura chamada

É océano a verdade sobrepasando os muros

Fóra da finitude onde nos apertamos

Para non ver onde imos. Precario abrigadoiro.

Cliffs of Mohel

 4. Inis Oírr

 Suspensas son as illas tan perto de ningures

Nin concibirse pode non sendo neste mar

Os valados tenzados como formas da ausencia

Sobre o verde acedo da herba do confín

Os corraughs na area sapoconchos varados

Ningunha árbore onde asentar a néboa

Como quen arribase á morada do esquezo

Eiquí morreu o tempo abatido das ondas

Da cobiza do vento e as raíces dos homes

Que fixeron Aran e deron nome ás cousas

Das mulleres que paren e rezan. Fuxiron e voltan

Sequera a morrer a estas illas das illas

Tornan mortos se cadra. Pero todos retornan

Onte e hoxe. Non mudan. Non teñen outra patria

Fóra destes penedos. Tampouco nós a temos

Tan estraño todo e coñecido a un tempo.

Inis Oírr
Ramón Caride Ogando

Ramón Caride Ogando

Profesor de Bioloxía, escritor

Ramón Caride Ogando naceu en Cea, Galicia, en 1957. Estudou Bioloxía na Universidade de Santiago de Compostela e  traballou como profesor de secundaria. É un prolífico escritor que cultivou diversos xéneros como a poesía, a narrativa para nenos e adultos e o ensaio. Escribe en galego, e a súa primeira obra narrativa publicouse en 1990, “Os ollos da noite. Algunhas das súas obras traducíronse ao castelán como Perigo vertical, O futuro roubado, Ameaza na Antártida ou O frío azul. Pola súa produción de literatura infantil e xuvenil, o autor galego foi recoñecido co Premio Merlín. Tamén se fixo con premios como “Risco ou Café Dublín”, polas súas novelas. É un dos fundadores da revista A Santa Compaña de Cambados(segunda época) e colaborou como columnista en El Mundo, Faro de Vigo ou O Correo Galego.

“No 2017 xubilouse do ensino formal, da escrita por agora aínda non”

Entrevista

Variacións Pérsicas (serie II): IIc. Vaiche boa 

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

El cine, Sándor Márai y Stefan Zweig por José Luis Vázquez

El cine, Sándor Márai y Stefan Zweig por José Luis Vázquez

No hay constancia de que llegaran a conocerse personalmente, pero es indudable que el uno supo del otro. Zweig  nació en 1881 y Márai  diecinueve años después.

Los dos han sido enormes escritores, pero tuvieron muchas otras cosas en común.

  • Nacieron en el Imperio Austro-hungaro: Zweig en Viena y Márai en Kassa, Hungría
  • Ambos nacieron en el seno de familias acomodadas que les permitieron tener una vida holgada y burguesa.
  • El uno y el otro estudiaron periodismo.
  • Los dos eran aficionados a los viajes.
  • Hablaban varios idiomas.
  • Ambos tuvieron que huir, de los nazis primero y de los comunistas rusos después, y, en algún momento, tuvieron su exilio en EEUU.
  • Por último, los dos acabaron con sus vidas de igual manera: suicidándose, un 22 de febrero.

Stefan Zweig era de familia judía, su padre fabricante textil y su madre hija de banqueros italianos. Durante la primera guerra mundial se exilió en Zurich, por su antibelicismo. Los nazis y Mussolini prohibieron sus libros. Vivió exiliado en Paris, Reino Unido, EEUU, República Dominicana, Argentina, Uruguay y Brasil. En 1942, con 61 años, se suicidó junto a su mujer.

Sándor Márai (Sándor Károly Henrik Grosschmid de Mára), era de familia acomodada, su padre juez y su madre profesora, y estudió en un internado religioso. Era mal estudiante y comenzó a viajar desde joven. A los 23 años se casó con una joven judía de familia acaudalada. En 1948 abandonó Hungría, tras ser tildado de burgués por los comunistas rusos. Se exilió en Suiza, Italia y EEUU. En poco más de un año fallecieron tres hermanos, su mujer y su hijo. En 1989, con 89 años, se suicidó de un disparo en la cabeza, sólo y decepcionado.

Hoy es un autor redescubierto en España. Hace 20 años, TV3 de Catalunya comenzó un nuevo programa sobre libros: De llibres (conducido por el escritor Vicenç Villatoro), el primer programa lo dedicaron a Sándor Márai y no encontraban lectores de este autor. Después de numerosas gestiones, me contactaron y fui al programa para hablar del escritor de maravillas como La Mujer Justa.

la mujer justa

Los dos tenían un estilo de escritura parecido: eran concisos, austeros, ajustados a lo que tenían que decir, sin florituras innecesarias.

 El hermano de Sándor Márai, Géza von Radványi (antes Grosschmid) fue escritor y un director de cine de cierto éxito en los años 50-60.

Milos Forman intentó sin éxito rodar Embers, una película basada en la novela El Ultimo Encuentro de Sándor Márai.

József Sipos, director húngaro rodó “La Aventura” basada en una obra del escritor.

adventure
el último encuentro

Stefan Zweig ha tenido más éxito con el cine. Sus novelas se han convertido en guiones de gran éxito. Aquí os señalo algunas de las películas basadas en sus novelas:

  • 1933, “Parece que fue ayer”, de John M. Stahl
  • 1934, “La Locura del Trópico”, de Fiódor Ozep
  • 1938, “Maria Antonieta”, de W.S. Van Dyke
  • 1943, “Rosas Blancas”, de Hannu Lominen
  • 1948, “Carta de una desconocida”, de Max Ophüls
  • 1954, “Ya no creo en el amor”, de Roberto Rosselini
  • 1960, “Juego de reyes”, de Gerd Oswald
  • 1988, “Secreto en llamas”, de Andrew Birkin (hay dos adaptaciones anteriores: 1923 y 1933)
  • 2002, “24 horas en la vida de una mujer”, de Laurent Bouhnik (con cuatro adaptaciones anteriores: 1931, 1944, 1952 y 1968)
  • 2004, “Carta de una mujer desconocida”, el chino Xu Jinglei la volvió a llevar al cine.
  • 2013, “La Promesa”, de Patrice Leconte
  • 2014, “El gran hotel Budapest”, de Wes Anderson
  • 2016, “Stefan Zweig: Adios a Europa”, de Maria Schader

 Estoy seguro que se harán muchas otras adaptaciones. Zweig era un escritor muy cinematográfico.

Si tuviera que recomendar una película de la lista de arriba, señalaría “Carta de una desconocida” de Max Ophüls . Es una delicia. Contada con maestría.

Una película de 1948 de la Universal Pictures, cuyo melodrama transcurre en la Viena de 1900, antes de todas las desgracias del siglo XX: primera y segunda guerra mundial, la gran depresión y las posguerras, con el reparto de países y el trazado de nuevas fronteras. Un mundo en el que todos se las prometían felices y la innovación parecía no tener fin: teléfonos, aspiradoras, el neón, el acero inoxidable, el electrocardiógrafo, la lavadora, el tractor, el tocadiscos, etc.

carta de una desconocida

En la película sale una atracción en la que se entra, previo pago en taquilla, a un salón que simula un vagón de tren, con dos sillas y una mesa frente una ventana.

Por la ventana van pasando paisajes pintados del país que se ha escogido al entrar. El chico y la chica de la película agotan todos los países existentes en la atracción.

Los burgueses centroeuropeos podían viajar a otros países, el resto tenían que conformarse con soñar que viajaban mientras veían pasar los dibujos por la ventana.

Pero todavía se podía soñar, las pesadillas no tardarían en llegar.

 Una chica se enamora de un pianista, mientras pasa por la vida del músico sin que él la distinga de otras tantas con las que se entretiene. Una historia simple, romántica, con un final de aquellos que hacen llorar a las almas sensibles.

 Sándor Márai y Stefan Zweig, dos escritores atentos a su tiempo que contaron historias cercanas, donde los sentimientos y las pasiones mueven la vida: historias de cine.

Jose Luis Vázquez

Jose Luis Vázquez

Escritor

Estudió Ciencias Económicas en la Universidad Central de Barcelona y cursó un máster en Dirección de Marketing en EADA.

Ha trabajado como directivo financiero y de logística en varias empresas de logística y alimentación.
Ha realizado numerosos viajes de aventura por los cinco continentes, ascendiendo montañas, conviviendo con tribus y cruzando ríos y mares.

Le encanta el cine, y los wésterns en particular.
Lector empedernido: novela, historia, ciencia y filosofía.
Cursó tres años de Narrativa y Novela en la prestigiosa Escola d’Escriptura del Ateneu de Barcelona.
Ha publicado dos libros: Clara y algo más, de cuentos, y La memoria en color, autobiográfico.
Barrabás el Sicario es su primera novela.

Entrevista

Yo prefiero a Josefina

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

Machismo y Lang por José Luis Vázquez

Machismo y Lang por José Luis Vázquez

Chris, alegre y sintiéndose solo, sale del local a la calle acompañado por un compañero de trabajo, después de ver como su jefe marchaba de la cena con una joven muy guapa que podría pasar por su hija. A Chris acaban de agasajarlo y regalarle un reloj de oro por la lealtad a la Compañía para la que trabaja como cajero desde hace 25 años, con un sueldo mísero. Llueve, acompaña a su amigo al autobús y él continúa andando.

En la acera de enfrente, un hombre maltrata a una mujer. Se dirige hacia allí y golpea al individuo con el paraguas, después llama a un policía. No ha reconocido al maltratador, pero la chica, una joven atractiva llamada Kitty le muestra su agradecimiento y le permite acompañarla a su casa y toman un café (en realidad, ella lo cambia por una copa). Él, llevado por la euforia, le dice que es pintor, una afición que le funciona como válvula de escape.

Chris, es un hombre maduro, sin hijos, cumplidor, tímido, lento, inocente, rutinario y algo sombrío. Hace cinco años que está casado con Adele, una mujer autoritaria, antipática, chismosa y egoísta. En el comedor tienen la foto en grande de su primer marido. Él es un marido infeliz.

Kitty, a la que su novio Johnny llama Perezosa, es una buscavidas. Su novio es manipulador, sin escrúpulos, violento y se comporta con ella como un chulo. A Kitty nada parece importarle, salvo que Johnny la ame.

Johnny manipula a Kitty para que consiga sacarle dinero a Chris. El cómo no le importa. Ella piensa que es un pintor famoso y que le dan mucho dinero por sus cuadros.

Chris roba a su mujer y luego a su Compañía para complacer a la joven de la que se ha enamorado.

 Johnny descubre que los cuadros de Chris son valiosos y hace pasar a Kitty por la pintora. Ganan mucho dinero: compran joyas y un auto espectacular.

Kitty cada vez esta más incómoda, Chris le ha pedido matrimonio.

Johnny le da una ostia a Kitty y le dice: “Es el único lenguaje que entiendes”. Ella entra en razón y continúan con el engaño.

Un día Chris, va al apartamento que le está pagando a Kitty, para pedirle matrimonio, al descubrir que su boda no fue legal, dado que el primer marido de su mujer todavía vive. Encuentra a Johnny y Kitty juntos haciéndose cariños: la tierra se abre a sus pies. Huye.

En la Compañía descubren el desfalco y lo despiden. Regresa al apartamento y, en un arrebato, mata a Kitty con el punzón de partir hielo. Todas las pruebas incriminan a Johnny, que es llevado a juicio, condenado a muerte y ejecutado. Chris se queda a solas con su conciencia. Intenta ahorcarse.

Este relato podría corresponder a cualquier episodio de violencia machista con resultado de muerte que con tanta frecuencia suceden en España y en muchos otros países. Una crónica de abusos, violencia de género física y emocional, manipulaciones y sumisión, todo en nombre del amor. Pero no. Es el guion de una película. En inglés se llamó “Scarlet Street”, en francés “La Rue Rouge” y en castellano “Perversidad” o “Mala Mujer”, lo cual ya dice mucho de la mentalidad de los traductores y distribuidores.

Una película del año 1945, de Fritz Lang, cuya acción transcurre en Nueva York en el año 1934.

La película es un remake de otra anterior del año 1931, francesa, de Jean Renoir (su segunda película sonora), titulada “La Chienne”, en castellano “La Golfa” o “La Perra”. Se quedaron descansados con el título.

 El guion que utilizó Fritz Lang era de Dudley Nichols, pero ambas películas, la de Lang y la de Renoir, están basadas en una novela del escritor Georges de la Fouchardière. En los años cuarenta, Andrè Mouézy-Éon  hizo una pieza teatral.

perversidad
la chienne

Lang nació en 1890 en Viena. Murió a los 86 años en Beverly Hills. Nacionalizado alemán, hijo de arquitecto y judía, estudió arquitectura.

Con el ascenso del Partido Nazi en 1933, comenzó a trabajar en Hollywood, después de huir de Alemania tras una conversación con Goebbels, que le ofreció colaborar con los nazis.

Lang hizo largos viajes por numerosos países mientras fue joven. Fue herido durante la primera guerra mundial. Su primera mujer se suicidó en 1920: se ignoran las causas, que él nunca quiso revelar. Se volvió a casar, con una escritora que le hizo varios guiones para películas que él dirigió. La dejó cuando abandonó Alemania.

Los actores de “Perversidad” están brillantes, cada uno en su papel, llenos de matices. Fueron Edward G. Robinson, que encarna al anodino Chris Cross, Joan Bennet, que da vida a la ingenua y sumisa Kitty March y Dan Duryea, que interpreta al malvado Johnny Price. Los tres actores también fueron protagonistas de la película anterior de Lang, la mencionada “La mujer del cuadro “(The Woman in the Window), en la que también conforman un trío, donde ella, como siempre, es la mujer fatal, la causa y motivo de que los hombres maten por su atractivo y sensualidad.

“Perversidad” es una película de atmosfera agobiante, casi de pesadilla, melancólica y, a ratos, desgarradora.

 La liturgia de los maltratos con resultado trágico, está llena de muerte de mujeres tras el abandono o el intento de abandono del maltratador (pareja, amante, marido o “tindero”). Luego, tras perpetrar la ceremonia del sacrificio, la cobardía de afrontar las consecuencias o el peso abrumador de la conciencia, lleva al criminal a suicidarse.

En “Perversidad”, ya en el año 1945 (o en 1931, cuando se escribió la novela), el guion era el mismo: el machismo imperante lo contaminaba todo, lo distorsionaba todo. Reparemos en los títulos que se les dieron a las películas al traducirlos. No fue “Mal hombre” fue “Mala mujer”, que además era la víctima. O “La Golfa” o “La Perra”.

 Película recomendable para todos los públicos, en especial para jóvenes. 

Jose Luis Vázquez

Jose Luis Vázquez

Escritor

Estudió Ciencias Económicas en la Universidad Central de Barcelona y cursó un máster en Dirección de Marketing en EADA.

Ha trabajado como directivo financiero y de logística en varias empresas de logística y alimentación.
Ha realizado numerosos viajes de aventura por los cinco continentes, ascendiendo montañas, conviviendo con tribus y cruzando ríos y mares.

Le encanta el cine, y los wésterns en particular.
Lector empedernido: novela, historia, ciencia y filosofía.
Cursó tres años de Narrativa y Novela en la prestigiosa Escola d’Escriptura del Ateneu de Barcelona.
Ha publicado dos libros: Clara y algo más, de cuentos, y La memoria en color, autobiográfico.
Barrabás el Sicario es su primera novela.

Entrevista

Yo prefiero a Josefina

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

Yo prefiero a Josefina por José Luis Vázquez

Yo prefiero a Josefina por José Luis Vázquez

Marie Josèphe Rose Tascher de la Pagorie   nació en 1763 en Martinica, perteneciente a las Antillas Menores. Un antepasado suyo había sido el primero en establecer una colonia francesa en la isla. Su familia poseía 500 hectáreas de tierra y numerosos esclavos. Eran ricos. Se educó en un colegio de monjas.

Una tía, que vivía en París con un aristócrata, quiso casar a una hermana de Marie con el hijo de su marido, pero la chica murió de tuberculosis. En su lugar, su familia decidió enviar a otra hermana de 11 años, pero la niña enfermó y no pudo viajar. Para no perder la oportunidad que ofrecía este matrimonio, los padres de Marie, decidieron enviarla a ella. Unos años antes, en 1776, un huracán arrasó la isla y destruyó gran parte de las propiedades de la familia de Marie. Su padre, que era ludópata, acabó de arruinar a la familia.

El matrimonio de Marie con Alejandro de Beauharnais,  vizconde, era la solución a los problemas económicos familiares. Ella tenía 17 años y él 20.

El matrimonio tuvo dos hijos y se divorciaron en 1783, cuando Marie tenía 24 años. Él pasó, la mayor parte de los siete años casado, viajando, solo vio a su mujer durante unos meses. La despreciaba por su falta de educación y por no saber escribir.

Alejandro de Beauharnais se veía con muchas mujeres, pero cuando su segundo hijo nació prematuramente, concluyó que eso había sido por alguna infidelidad de su mujer. Interrogó a sus conocidos para saber con quién había sido. No encontró pruebas fehacientes, pero al volver a su casa, se divorció de ella y la ingresó, junto a su hijo y su hija, en una abadía donde encerraban a mujeres como ella. Marie pasó penalidades, dado que él dejó de pasarle la mensualidad acordada. Además, sacó al niño de la abadía para que no estuviese rodeado solo de mujeres.

Marie era una mujer con un color exótico, con el cabello castaño, ojos marrones, esbelta, con curvas y la boca siempre cerrada: trataba de ocultar sus dientes negros y con caries, gastados de tanto comer y chupar caña de azúcar.

 En 1791, estando Marie en la casa familiar de Martinica, vivió la revolución de los esclavos.  Francia también produjo su revolución por las mismas fechas.

 En 1794, a su primer marido lo ejecutaron cortándole el cuello en la guillotina. A ella la arrestaron y la encerraron por sus vínculos contrarrevolucionarios; a punto estuvieron también de ejecutarla. De los 600 presos y presas que había cuando la ingresaron a ella, al soltarla solo quedaban 200.

A los 33 años, dos años después de salir de la cárcel, conoció y acabó casándose con Napoleón, de 27 años (en la película Napoleón, Joaquin Phoenix  parece que tenga 40). A este le gustaban las mujeres mayores, que además de dejarse joder le hicieran de madre: antes de casarse propuso matrimonio a otra mujer viuda que le doblaba la edad. Él dijo: “la naturaleza destinó a las mujeres a servirnos”.

 Ella mantuvo relaciones con otros hombres, que enfermaron de celos al emperador francés, encoñado con ella.

Su porte no era el de una dama, se conducía con costumbres aprendidas en su juventud en Martinica. Llamaba la atención por ser diferente, por ser atractiva y por su carácter.

Su primer marido la apuntó, para intentar domesticarla, a clases de ética y escritura.

 La falta de un heredero quebró la entente entre Napoleón y Josefina. “Las mujeres no son más que máquinas de producir hijos”, había dicho y, su mujer, intentaba llevarle la contraria.

 Napoleón no era un mujeriego al uso, tuvo pocas amantes, pero traicionó a Josefina varias veces: en una de ellas, lo pilló en una situación incómoda con una criada.

 En 1810, se divorciaron. Él ya había tenido dos hijos con otras amantes y se convenció de que el problema era ella.

 Josefina se retiró a un castillo de su propiedad. Se dedicó al cultivo de flores y rosas. Derrochó todo lo que pudo y más de lo que tenía, que era bastante.

 Después de la abdicación de Napoleón, Josefina se ganó la protección del emperador Alejandro I de Rusia.

 Murió de un resfriado mal curado.

 “Conviene que las mujeres no pinten nada en mi corte” había dicho Napoleón, que al enterarse de la muerte de Josefina manifestó: “La quise, pero no la respeté”.

desiree
entrevue de napoleon et du pape
los duelistas

Esta es una historia fascinante para llevar al cine. Pero no. Todos prefieren el punto de vista de Napoleón: arqueólogo (por lo de las mujeres mayores, incluidas las momias egipcias), temerario, sicopático, militar, engreído, criminal y machirulo, una joya.

 Se han rodado más de 30 películas sobre Napoleón o sobre Napoleón y Josefina. Incluso el magnífico Stanley Kubrick se quedó con las ganas de rodar una.

Marlon Brando rodó Desiree, en 1954.

La primera vez que salió Napoleón en el cine fue en 1897: “Entrevue de Napoleón et du Pope”.

En 1909 se rodó: Napoleón and the Empress Josephine.

Ridley Scott , en 1977, ya había filmado Los Duelistas. No contento, este año acaba de estrenarse su segunda película sobre Napoleón.

Lo primero que conviene decir es que Vanessa Kirby , actriz, se merienda en la pantalla a Joaquin Phoenix, actor. No me extrañaría que le dieran el Oscar; a pesar de que su dentadura es blanca y perfecta y la de la Josefina real era negra y con caries, cosas del cine y de la falta de rigor.

Otra cosa asombrosa es que la invasión de España y la derrota de las tropas napoleónicas no aparece ni por asomo en el relato. Hasta cierto punto es lógico. Ridley Scott es inglés, con 85 años y ejerce de Sir. Introducir la guerra en España no le encajaba en su relato: fueron los ingleses los que acabaron y humillaron a Napoleón. Para ello no tiene inconveniente en inventarse una escena, que nunca se produjo en la historia real, en la que el Duque de Wellington destierra a Napoleón en Santa Elena, después de vencerlo y, a punto, de atravesarle el cráneo de un disparo. En este sentido es aleccionador el resumen final de víctimas de Napoleón: una patadita en la moral de los franceses.

napoleón 2023

Por lo demás, la película seguramente será muy atractiva para los amantes de las batallas. Hay unas cuantas, rodadas con muchos medios, mucha técnica y escenas espectaculares, como la del hielo (no digo más por los que puedan estar interesados en verla).

Se han dicho tantas cosas y filmado tantas películas sobre Napoleón que resulta complicado sorprender al espectador. Es inexcusable y urgente que alguien haga una película y nos cuente la historia desde el punto de vista de Josefina: puede dar incluso para una serie.

 La película me dejó indiferente. Ni fu ni fa. A mí no me van las batallas. Nada tengo que ver con la inquina entre franceses e ingleses, que es de lo que se trata en esta película.

 Yo prefiero a Josefina: exótica, derrochadora y explosiva.

 Por cierto, no sé cuántos conocerán a la “JOSEFINA” real de RIDLEY SCOTT

 Nació en 1955 en Costa Rica, hija de abogado y político.

 A comienzos de los años 80 comenzó una aventura con Phillipe Junot, que arruinó la relación de este con Carolina de Mónaco. Poco después, conoció a Julio Iglesias con el que tuvo un idilio. Este le presentó a Miguel Bosé y se lió con él, durante cuatro años.

 En 2015, con 60 años, se casó con Ridley Scott, director de cine, con 77 años.

La primera película en la que trabajó con Ridley Scott fue White Squall . Desde entonces ha intervenido en casi todas las películas del director. En la última, Napoleón, es productora.

 Para finalizar, un comentario a propósito de la controversia que en algunos medios se desató al respecto de la falta a la verdad histórica por parte de Ridley Scott en esta película.

Una película no es buena ni mala por lo fiel que sea a la historia: se trata de cine. La película es buena o mala por la calidad cinematográfica del producto ofrecido.  Por la ambientación, por los diálogos, por las interpretaciones, por la música, por un guion trabajado, por la fotografía…, por todo aquello que hace que, en su conjunto, sea un espectáculo agradable ir a verla.

La verdad (si es que es posible atraparla), le corresponder decirla a los historiadores. Escritores de novelas o directores de cine hacemos ficción, con más o menos contexto histórico.

Jose Luis Vázquez

Jose Luis Vázquez

Escritor

Estudió Ciencias Económicas en la Universidad Central de Barcelona y cursó un máster en Dirección de Marketing en EADA.

Ha trabajado como directivo financiero y de logística en varias empresas de logística y alimentación.
Ha realizado numerosos viajes de aventura por los cinco continentes, ascendiendo montañas, conviviendo con tribus y cruzando ríos y mares.

Le encanta el cine, y los wésterns en particular.
Lector empedernido: novela, historia, ciencia y filosofía.
Cursó tres años de Narrativa y Novela en la prestigiosa Escola d’Escriptura del Ateneu de Barcelona.
Ha publicado dos libros: Clara y algo más, de cuentos, y La memoria en color, autobiográfico.
Barrabás el Sicario es su primera novela.

Entrevista

Luna de Flores

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

Luna de flores por José Luis Vázquez

Luna de flores por José Luis Vázquez

Luna de Flores es el nombre que le dan los Osage  a unas plantas que aparecen en primavera en las llanuras de su tierra en Oklahoma. Es, además, la fecha en que comenzó el Reinado del Terror, en mayo de 1921.

Killers of the Flower Monn”, es el título de una novela de David Grann, que, en 2017, fue considerada la mejor novela, según The New York Times.

David Grann es un escritor de Best Sellers.

En 2009 publicó “Z La Ciudad Perdida”

En 2010 publicó “El viejo y la pistola y otros relatos de true crime”, llevada al cine por Robert Redford.

En 2023 ha publicado “A Tale of Shipwreck, Mutiny and Murder”, durante 26 semanas el libro más vendido en EEUU.

Killers of the moon
Z La ciudad perdida
el viejo y la pistola
A Tale of Shipwreck, Mutiny and Murder

La nación Osage tiene un idioma que es una rama de las lenguas Sioux. En el siglo XVII, ocupaban las tierras de Arkansas, Misuri, Kansas y Oklahoma.

Es una nación de hombres altos: pocos bajan de los 1,80 metros.

Vivían de la agricultura (básicamente cultivo de maíz) y de la caza del bisonte. También cazaban castores, osos y ciervos.

Fueron aliados de los franceses, en las guerras de estos, entre 1730 y 1740.

Guerrearon contra los españoles (1790-1794) y los derrotaron.

Entre 1870 y 1875 sufrieron una fuerte hambruna, que los diezmó, a consecuencia de la extinción del bisonte y de una plaga de langosta que acabó con la cosecha de maíz.

A partir de 1882 comenzaron a llegar hombres blancos a sus tierras en el condado Osage de Oklahoma.

 Población

1840……………. 5.000

1855……………. 3.500

1906……………. 1.988

1939……………. 3.672

1970……………. 5.000

Necesitaron 130 años para recuperar la población que habían tenido en 1840.

 En 1904 se descubrió petróleo en sus tierras: los problemas no hicieron más que aumentar.

En España acaba de estrenarse (finales de octubre 2.023), la película “Los asesinos de la Luna”, título que desmerece el significado del original en inglés.

 Desde 1870, el gobierno americano trasladó de sus tierras a otras tierras, sucesivamente, a los Osage, hasta que los instalaron en Oklahoma a principios del siglo XX. Muertos de hambre, descubren petróleo bajo sus pies. La película cuenta lo sucedido a partir de entonces, siguiendo las fechorías de dos personajes: King o Bill Hale (Robert de Niro), blanco, rico, sibilino y corrupto que teje una telaraña de asesinatos y corrupción, y Ernest Burkhart (Leonardo Di Caprio), sobrino, blanco, mentecato y que ayuda a su tío en las fechorías.

Los asesinos de la luna

Mollie Brown (Lily Gladstone, una actriz Osage), india, joven y rica, cae en brazos de Ernest.

Y hasta aquí puedo contar…los que quieran saber cómo continúa han de ir al cine.

La película, con guion de Martin Scorsese y Eric Roth, está basada en la novela de David Grann, que se dedicó a novelar acontecimientos que ya son historia de la Nación Osage.

Está producida, entre otros por el propio Martin Scorsese y Leonardo Di Caprio.

El coste de la película fue de unos 200 millones de dólares, casi lo mismo que el presupuesto anual de la Diputación de A Coruña.

La música es de Robbie Robertson, muerto el 9 de agosto de este año. Guitarrista y compositor de The Band. Asesor musical de M. Scorsese, para el que compuso la música de siete de sus películas.

La fotografía es de Rodrigo Prieto, que ya ha trabajado cuatro veces con este director, además de para Spike Lee, Oliver Stone, Alejandro G. Iñarritu, Ang Lee y Almodóvar.

Los actores son, como ya anticipamos, Leonardo Di Caprio, que es la sexta vez que trabaja con M. Scorsese, Robert de Niro, octogenario como el director, con el que ya ha participado en diez de sus proyectos, y Lily Gladstone, una actriz india.

La película dura más de tres horas. Esto no es malo ni bueno, pero en este caso, me pareció un metraje excesivo: hay escenas, como la del incendio, que con menos se hubiera dicho lo mismo.

La historia es simple, en cinco minutos se puede contar en detalle. La película se podría haber rodado con más o menos intensidad y “adornos” y, en este caso, Martin Scorsese se ha dejado llevar. El resultado es bueno, aunque siempre fui de la opinión de que menos, es más.

De Niro y Di Caprio están bien. Los dos con sus tics habituales, marca de la casa.

Lily Gladstone lo hace muy bien: contenida y expresiva, sin alardes.

La caracterización se podría haber mejorado muchísimo. No se ve el paso de los años en ninguno de los tres protagonistas.

El personaje de Di Caprio no está bien definido. Hay conductas o decisiones que el espectador intuye o deduce más que ver en la pantalla. Con más de tres horas de duración podría haberse descrito mejor la evolución del personaje.

La música y la fotografía funcionan a la perfección.

La novela, y la película después, son un intento de reparar una de las muchas injusticias que se han cometido con los nativos americanos.

Los Osage eran una nación patrilineal, sin reyes ni generales, donde el clan y las relaciones entre los de la misma tribu eran igualitarias, cooperativistas y solidarias y, donde las relaciones entre hombres y mujeres eran mucho más equilibradas que las que se daban entre blancos.

 Sin desmerecer el mérito de la película, su buena factura y el digno resultado, no veremos por ningún lado el papel que jugaron las petroleras, los magnates y el gobierno de los EEUU en el despojo y la desgracia de los Osage.

Hoy día, incluso para nombres tan consagrados como Martin Scorsese, hacer cine es una tarea tan gigantesca, con tantos intereses involucrados y tanto dinero en juego, que todo ha de estar perfectamente controlado, encajado y dentro de los márgenes de lo políticamente correcto.

 Vayan al cine, disfruten y saquen sus conclusiones.

Jose Luis Vázquez

Jose Luis Vázquez

Escritor

Estudió Ciencias Económicas en la Universidad Central de Barcelona y cursó un máster en Dirección de Marketing en EADA.

Ha trabajado como directivo financiero y de logística en varias empresas de logística y alimentación.
Ha realizado numerosos viajes de aventura por los cinco continentes, ascendiendo montañas, conviviendo con tribus y cruzando ríos y mares.

Le encanta el cine, y los wésterns en particular.
Lector empedernido: novela, historia, ciencia y filosofía.
Cursó tres años de Narrativa y Novela en la prestigiosa Escola d’Escriptura del Ateneu de Barcelona.
Ha publicado dos libros: Clara y algo más, de cuentos, y La memoria en color, autobiográfico.
Barrabás el Sicario es su primera novela.

Entrevista

O Corno

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥