Lolita Santos Villar por Ana Santos

Lolita Santos Villar por Ana Santos

María Dolores Santos Villar nació el 20 de mayo de 1929 en Pontevedra, en la calle Benito Corbal 60 cuando ésta  aún llegaba hasta el asilo, hoy en día Loureiro Crespo 10. Su madre, Divina (mi abuela), dio a luz a su primera y única hija a la que pusieron Dolores por la abuela paterna que había fallecido dos años antes; sus padrinos fueron Pepe Mella, médico de A Estrada y su mujer, Arminda Villar, hermana pequeña de mi abuela. El bautizo se celebró en San Bartolomé.

Lolita estudió hasta los ocho años en la escuela de doña Pura Jaraiz, en la carretera de Vigo, al pasar el puente, a la altura del hoy Galicia Palace (allí tuvo de compañeras a Pilula Fontaíña y las hermanas Álvarez Quiñones). De los ocho a los diez cursó sus estudios en Las Calasancias, aprobó el ingreso en Magisterio, pero se fue al instituto donde estudió hasta 4º, más tarde como enfermó de tifus la llevaron ao Foxo, A Estrada, para que se recuperase, allí estuvo durante cuatro meses y tuvo que repetir un curso.

Lolita 1931

Lolita con 2 anos 1931

Lolita 1936

No Foxo 1936

Lolita 1942

Lolita en 1938

Lolita 0

Lolita en 1941

A los 15 años le dijo a su madre que no servía para estudiar y que quería trabajar y con el consentimiento de sus progenitores empezó a trabajar ayudando en la fábrica de gaseosas, Gaseosas Gabriel Santos

A los 15 años le dijo a su madre que no servía para estudiar y que quería trabajar

Dolores Santos Villar

Allí su tarea era la de jarabear, echaban el azúcar en agua y tenía que revolver con espumadas grandes hasta que quedaba disuelto, eso era el jarabe. Más tarde, a petición de clientes que demandaban refrescos de sabores, los hicieron con naranja y limón natural, un trabajo agotador porque tenían que exprimir grandes cantidades de  limones y naranjas y revolverlas con el azúcar, pero eso no duró demasiado ya que pronto llegarían las garrafas  preparadas con jarabe artificial.

Allí su tarea era la de jarabear, echaban el azúcar en agua y tenía que revolver con espumadas grandes hasta que quedaba disuelto, eso era el jarabe. Más tarde, a petición de clientes que demandaban refrescos de sabores, los hicieron con naranja y limón natural, un trabajo agotador porque tenían que exprimir grandes cantidades de  limones y naranjas y revolverlas con el azúcar,

 pero eso no duró demasiado ya que pronto llegarían las garrafas  preparadas con jarabe artificial.

Su vida transcurría entre la fábrica, Acción Católica y las misas diarias a las que acudía al asilo o al hospital, cuando necesitaba confesar iba a San Francisco con el padre Aquilino o el padre Bernardino.

Lolita1

Con su novio portugués Urgel

Lolita3

Paseando por la Oliva

puesta de largo

Cuando cumplió 21 años

Su vida transcurría entre la fábrica, Acción Católica y las misas diarias a las que acudía al asilo o al hospital, cuando necesitaba confesar iba a San Francisco con el padre Aquilino o el padre Bernardino.

Le gustaba también ir al paseo en la calle Oliva. Allí varios pretendientes la acompañaban, se acuerda de uno – “aún vive”, me dice- guapísimo, de ojos azules, que trabajaba en una ferretería en la calle Real, pero su madre le dijo que tenía que aspirar a algo más que un simple empleado.

De compras iba de vez en cuando a Vigo, en tren con su hermana Marina, aprovechando para visitar a su hermana Olga que vivía allí.

Lolita 5
A los toros

En las Peregrinas para ir a los toros

Lolita10
Lolita en almacenes Olmedo

En un viaje que hizo a Oporto conoció a un chico portugués  descendiente de españoles, Urgel se llamaba. Él iba a pasar el fin de semana, se alojaba en el hotel Universo y comía en su casa, pero un día tomando un vermut en el parador, se quedó blanco y perdió el conocimiento,  como no quiso confesarle que era epiléptico lo dejaron, se arrepintió siempre de haberlo hecho.

Como era muy aficionada a escribir anuncios en el periódico en busca de amistades, tuvo muchos pretendientes, algunos de los cuales la llamaban por teléfono, incluso tenía un apartado de correos donde recibía sus misivas lejos de las miradas de su madre.

Le gustaba ir a los asaltos baile del Carabela, en el primer piso, había orquesta y le encantaba bailar.

foto carnet lolita

Foto Yáñez 1946

Lolita 7

Foto Yáñez 1951

Lolita 8

Foto Barreiro 1958

Lolita 6

Foto Chao 1955

Era habitual que los domingos hicieran guateques en el salón de su casa, a la que acudían sus amigas y conocidos, que se quejaban de la falta de alcohol, allí a ritmo de tocadiscos y bajo la atenta mirada de su madre y hermana pasaban la tarde bailando con sus amigas Pili López, Carmina Vicente, Ida Carbajo, Elvira García Vega etc. Eran los años 60.

Era hincha del Pontevedra, del “Hai que roelo”. Yo misma  fuí  en más de una ocasión con ella a la tribuna a ver algún partido y pude notar la emoción de mi tía.

Lolita se apuntaba a algunos viajes, en uno de ellos cuando tenía 50 años, en Semana Santa, hicieron una parada en Logroño y mientras las amigas pedían en la barra de un bar se acercó un hombre que le preguntó: “¿Qué hace una gallega por aquí?”, estuvieron hablando y a petición de él le  dio su dirección  para que pudiese escribirle, se llamaba José y llevaba 8 años viudo.

Empezaron a cartearse, él le declaraba su amor en cada carta, también hablaban por teléfono.

Boda Lolita

Cuando se empeñó en venir a verla a Pontevedra, desoyendo la recomendación de ella de que lo dejase para más adelante pues estaba con anginas en cama, se quedó con las ganas pues Marina, la hermana de Lolita, le dijo que no podía verla debido a su enfermedad, lo que provocó su enfado y su marcha, regresando esa misma noche en el tren.

Pero hubo reconciliación tras una carta de disculpas que le envió mi tía, así que poco después fue a Logroño con su madre y hermana a conocer donde vivía José pidiendo referencias al cura (lo cual era muy habitual por aquel entonces), que, por cierto, habló muy bien del novio. Se prometieron y se casaron en Lantaño (Portas) en el pazo Torre Penelas que pertenecía a su hermana Olga y su cuñado José Díaz-Obregón.

Tras la boda se trasladó a vivir a Logroño a un pequeño pueblo llamado Villamediana de Iregua.   Al principio lo pasó muy mal porque él iba a trabajar a la huerta y ella quedaba sola en casa llorando.

Se quedó viuda con 64 años y siguió viviendo en Villamediana, aunque le gustaba ir a la capital, Logroño, para pasear y estar con amigas. Seis años más tarde le presentaron a Pedro, un viudo que había sido jefe de estación y que quería conocerla. Se casaron el 9 de diciembre de 1999 en Mourente. Salió la noticia en la prensa: pareja de septuagenarios dan el sí quiero.  Me pareció horrible ese titular.

Boda Lolita

Le gusta ver las tertulias políticas en la tele y es lectora habitual de la biblia, sobre todo San Marcos, pero eso no quita que todas las semanas se lea de pe a pa el Hola.

Un viaje que recuerda con cariño es el de Roma que hizo con su amiga Meli Conde, 15 días en autobús parando en Lourdes

La primera vez que subió a un avión fue para ir a Mallorca, estuvo rezando el rosario todo el recorrido y sin mirar más que las cuentas.

Le da gracias a Dios por vivir y tener bien la cabeza, ya veo que se acuerda de nombres y apellidos. No quiere salir de la “tierriña” que la vio nacer, aunque reparte su vida entre Logroño y Pontevedra, intentando alargar lo más posible su estancia aquí para que Pedro, su marido, quiera quedarse ya definitivamente.

Me despido de Lolita que sigue cosiendo sus pañitos con las gafas a media nariz y el flexo alumbrando la labor.

Lolita 9
Ana Santos Solla

Ana Santos Solla

Profesora de Educación Física

Son Ana Santos, nacín en Pontevedra no ano 1960, a miña infancia estivo moi ligada a Santa María de Xeve, a terra da miña nai, son a terceira de 8 irmáns, a maior das mozas, a máis vella como me dicían de pequena. Sempre me gustou o deporte e estudei INEF en Madrid, estiven 34 anos no IES Valle Inclán impartindo Educación Física alí foi onde coñecín ao resto dos meus compañeiros que agora me acompañan neste proxecto. Decidín xubilarme para dar un novo rumbo á miña vida e levar a cabo este tipo de iniciativas como @devellabella ue pretende que o envellecemento activo convértase en embelecemento persoal e poder achegar a miña experiencia nesta etapa da vida.

Nós os maiores aínda temos moita guerra que dar, espero que este blogue motívevos a querer colaborar connosco.

Historia de vida de Lela

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

Jesús Gayoso Álvarez por Ana Santos – devellabella –

Jesús Gayoso Álvarez por Ana Santos – devellabella –

Jesús Gayoso nació en Barcelona en 1943. Hijo de emigrantes gallegos, vivió en la Ciudad Condal hasta los 25 años. En Barcelona estudió Ingeniería Industrial y, tras una oposición, ingresó en el Ministerio de Industria.

Trabajó para la Administración durante 42 años de los que 30 los pasó en la Xunta de Galicia. Fue delegado provincial de Industria en Pontevedra durante 11 años.
Sus recuerdos infantiles se centran sobre todo en el juego en una calle de Barcelona. Allí podía jugar a la pelota con los amigos entre coche y coche que pasaba.
Decía su profe que era un niño muy tranquilo, decía literalmente: “sin pena ni gloria“. Esa frase lo marcaría durante toda su vida en la que intentaría superar esa retención de su carácter.
Ahora cree que tiene bastante sentido del humor.

Gayoso

En los últimos 40 años ha vivido en Pontevedra con gran satisfacción y la certeza de haber escogido un lugar que es prácticamente ideal.

“Decía su profe que era un niño muy tranquilo, decía literalmente: “sin pena ni gloria”.

Jesús Gayoso Álvarez

Con su mujer ya ha cumplido 52 años de casados y tienen cuatro hijos y cinco nietos. Eso es un logro grande y una satisfacción. “…La conocí a los 9 años y ya me gustó…”
Como funcionario ha trabajado en 4 ciudades distintas tan diversas como Santa Cruz de Tenerife, Girona, Burgos y finalmente, Pontevedra.
En todas ha encontrado satisfacciones suficientes como para haber repetido en todas ellas.

A lo largo de los años ha realizado otros estudios licenciándose en Derecho y en Psicología.
Como psicólogo pudo ejercer durante unos pocos años en un gabinete particular de psicoterapia.
Está bastante claro que su pasión es el Conocimiento. Ahora se centra en la Filosofía y en la Historia. Últimamente ha descubierto una cierta pasión por la Poesía y hace sus pinitos como poeta. Por cierto, ve una gran relación entre Filosofía, Religión y Poesía. Para él la Religión es sólo un sentimiento y aspiración poéticos del ser humano.

A los jóvenes de hoy los ve más preparados, pero desilusionados con razón, porque no tienen verdaderas posibilidades en este país para hacer una vida con recorrido satisfactorio y con seguridades básicas. España hoy mismo no tiene una idea clara de su proyecto de futuro.
Como padre ha sido bastante permisivo con sus hijos confiando en su buen sentido y dando facilidades para que estudiaran lo que quisieran. Tres de ellos mostraron una clara vocación artística y otro se decantó por la ingeniería.

Es un buen aficionado a la lectura y recuerda que le impresionaron en su juventud los Clásicos rusos, especialmente Tolstoi. Hoy sus lecturas son muy variadas y dispersas y le gusta coleccionar libros, aunque algunos de ellos están ahí pendientes de lectura. Escucha la radio, sobre todo podcasts, lee la prensa asiduamente, pero sobre todo la prensa alternativa. Ve cine y series desde distintas plataformas. Sus películas favoritas fueron: Julio César, Casablanca y My fair Lady…

Xesús Gayoso
Jesús

Alguien dijo que para disfrutar de la vida uno tiene que tener un gran recorrido en viajes, lecturas y amores (aquí incluiría la verdadera amistad). Una de sus pasiones es viajar, ahora tan difícil. Ha visitado bastantes países y piensa seguir haciéndolo. Le impresionó sobre todo el norte de la India, después de haber leído bastante sobre su Cultura.

Xesús na India

En la India

Jesús 2

En Dubronik

Jesús 2005

En Vilagarcía no 2005

Su alimentación no ha variado desde la jubilación y le gustan restaurantes de Pontevedra tales como Ultramar y Cinco Puertas.

La verdad es que no tiene ningún sueño importante por cumplir. Como dijo Ingmar Bergman: “También para mí envejecer es como escalar una gran montaña, mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada ahora es más libre en la vista más amplia y serena”. En esta situación creo que me encuentro.

Jesús 3
Gayoso
Jesús senderismo

Si tuviera al alcalde delante, en primer lugar le aplaudiría por la ciudad que hemos conseguido bajo su gestión, incluyendo la accesibilidad para discapacitados de la que se beneficia un miembro de su familia. Le pediría que se trataran mejor los vertidos de residuales sobre el Lérez-Ría, que promocionara las flores en los balcones de la Ciudad y que mejorara la acción social sobre los más desfavorecidos.

Ana Santos Solla

Ana Santos Solla

Profesora de E.F.

Son Ana Santos, nacín en Pontevedra no ano 1960, a miña infancia estivo moi ligada a Santa María de Xeve, a terra da miña nai, son a terceira de 8 irmáns, a maior das mozas, a máis vella como me dicían de pequena. Sempre me gustou o deporte e estudei INEF en Madrid, estiven 34 anos no IES Valle Inclán impartindo Educación Física alí foi onde coñecín ao resto dos meus compañeiros que agora me acompañan neste proxecto. Decidín xubilarme para dar un novo rumbo á miña vida e levar a cabo este tipo de iniciativas como @devellabella ue pretende que o envellecemento activo convértase en embelecemento persoal e poder achegar a miña experiencia nesta etapa da vida.

Nós os maiores aínda temos moita guerra que dar, espero que este blogue motívevos a querer colaborar connosco.

Elena Ramos

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

Chus Sangüos Espiña – devellabella

Chus Sangüos Espiña – devellabella

Chus fue mi compañera del IES Valle Inclán durante 30 años. Con ella aprendí el valor del trabajo bien hecho, la constancia y el sacrificio. También fue mi entrenadora en atletismo y me enseñó correctamente la técnica de vallas, que tenía oxidada después de más de 20 años. Su frase favorita era “No me hagas perder el tiempo”. No importaba las marcas que hiciera siempre que lo diera todo. No soportaba que entrenara sin ganas o que faltara a los entrenamientos. Hizo de madre, de hermana, de amiga e, incluso, de juez conmigo. Le agradezco todo lo que hizo por mí y lo que hace. Esto de la amistad es lo que tiene.

María Jesús Sangüos Espiña nació en Bugarín (Cerdedo) un 8 de enero de 1955, tiene una hermana 4 años mayor que ella.

Chus abuelo

Chus con su abuelo

Chus pequeña

Chus con 7 anos

Comunión Chus

El día de su comunión

Su infancia transcurrió en la aldea. Su maestro se llamaba David le gustaban las ciencias y las artes. Recuerda ir siempre corriendo a casa de su abuela. Vivía con unas tías porque sus padres habían emigrado a Venezuela. Cuando Chus tenía 7 años, sus tías se vinieron con su abuela a vivir a Pontevedra y su colegio fue las Calasancias muy cerca de su casa. Le pregunto si no tiene amistades del colegio y me dice que las recuperó hace poco: Dalia y Conchi Antas que también juegan al golf.

“Como le gustaba tanto correr se fue un día al estadio y les dijo a los que allí estaban que ella quería correr, así que ese mismo día empezó a entrenar.

Chus Sangüos Espiña

En el colegio recuerda jugar al brilé en el patio. Allí estuvo hasta 4º de bachillerato. Luego se pasó al instituto, “el que había”, me dice. Tuvo de profesores a Corrosca en Educación Física, Elisa Couceiro en Matemáticas, Guardiola en Biología, Loli Tamames, Rejuan etc.… En 5º, como le gustaba tanto correr se fue un día al estadio y les dijo a los que allí estaban que ella quería correr así que la empezó a entrenar Muradás. Le gustaba sobretodo la velocidad. Al mes de entrenamientos casi diarios llegó el momento de la competición. Eran los campeonatos gallegos en Pontevedra: 100 metros lisos. Todos a sus puestos. Ella en los tacos de salida, que poco había probado. Dan la salida y se cae, se levanta y acelera llegando 3ª. En esos campeonatos llevó 3 medallas, una de cada metal. El oro en longitud. Esa carrera no la olvidó jamás.

Además del atletismo, también jugaba a balonmano en el equipo Medina de la sección femenina.

En el instituto se iba decantando por las asignaturas de letras y le gustaba el derecho y las artes. Pero algo, no sabe qué, le hizo cambiar de dirección en el último año y se fue a estudiar Educación Física a Madrid.

En Madrid, en la Almudena, durante una semana estuvo enfrentándose a pruebas de natación, baloncesto, gimnasia, motricidad, coordinación, test psicotécnicos etc.

Chus 18

En 1973

Durante las pruebas se alojaba en una pensión en Cuatro Caminos de unos conocidos de sus padres. Era el año 1973 cuando entró en el ENEF (Escuela nacional de Educación Física), era la 3ª promoción y su plan de estudios eran 4 años más la tesina. Las asignaturas que más le costaban era la natación, la gimnasia educativa y la biomecánica, y la que más le gustaba era la fisiología.

Aprobó el examen de ingreso y se fue sola a Madrid para estudiar 4 años.

Estaba alojada en el colegio mayor de la Almudena como el resto de sus compañeras de clase. En 1º las habitaciones eran de grupo; en 2º de 4; en 3º de 2 y en último curso eran individuales. Seguía entrenando atletismo bajo la tutela de Muradás al principio y luego fue ella su propia entrenadora.

Participaba en los campeonatos universitarios y en los encuentros internacionales, por ejemplo contra Grecia, además del atletismo seguía con el balonmano y el hockey. Sus pruebas además de 100 eran los 200 y el 400 aunque muchas veces participó en el equipo de relevos. Cuando acabó la carrera en el año 1977 se volvió a Pontevedra y empezó a trabajar en las Doroteas. Eso duró apenas 4 meses ya que la llamó Don Marcelino, el director del instituto, para que diera clase allí. Fue su destino hasta su jubilación.

A Gonzalo lo conoció en Pontevedra, en las pistas de atletismo y en segundo de carrera empezaron a salir. Se casaron al año siguiente de acabar la carrera. Tienen 3 hijos a los que tuve la suerte de tener como alumnos y 3 nietos a los que adoran.

En el año 1982 la carrera de Educación física pasó a ser una licenciatura de cinco años y Chus tuvo que volver a las aulas y hacer ese otro curso escolar, muy duro, recuerda ya que tenía que trabajar, atender a sus hijos y estudiar. En el año 1985 se convocaron las primeras oposiciones de Educación física que por supuesto Chus aprobó.

Le pregunto cuando empezó con las vallas y me responde que cuando salió la primera prueba en 1980. A ella siempre le atrajeron pero era cosa de hombres, me dice. Sus primeros 400 metros vallas los corrió en el Estadio de la Juventud de Pontevedra, prueba que por supuesto ganó. Nunca dejó de entrenar y competir. Recuerdo verla en Madrid en los 80, en el INEF corriendo superembarazada. Es la imagen de la perseverancia, el esfuerzo y la disciplina.

Los comienzos de la Educación Física femenina

Antes, reconoce, corría fatal y no tenía técnica, fui dándome cuenta de que eran fundamentales los ejercicios de asimilación y fui incorporándolos a los entrenamientos. Yo miraba mucho como calentaban los demás y así fui aprendiendo. Sin técnica, sobre todo en pruebas que la requieren como las vallas, no es fácil superarse.

Recuerdo haber leído en la prensa “yo quiero morir en las pistas” pero ahora ya no piensa lo mismo, los tiempos han cambiado y la salud también.

En 2015 en el campeonato del mundo en Lyon, Chus iba con muchísimos problemas, apenas pudo calentar pero al disparo salió como una flecha y batió el récord de Europa de 300 metros vallas. Tenía 60 años. Esa fue su última carrera. Perdió sensibilidad en una pierna y se hizo zurda. Pero se negó a estar en casa sin hacer nada a pesar del diagnóstico. Cuando los médicos se lo permitieron, algo tarde, me dice, empezó a nadar 3 veces por semana, a hacer ejercicios de fuerza, bicicleta, etc. Empezó a encontrarse mejor pero no podía correr.

Campeonato Lyon
Chus Golf

Foto del Diario de Pontevedra

Siempre le gustó el golf pero pensaba que era un deporte de ricos. Un día un amigo, el tío de su nuera Marta, le dijo que fuera a probar y de paso que llevara a su mujer. Eso fue un 11 de junio, San Benito. Empezó el día 12 y hasta hoy que lleva ganadas dos competiciones. Va hasta cuatro veces por semana al campo de Meis y anima a todo el mundo a practicarlo porque además de socializar es muy llevadero y andas sin querer.

Sigue con la ficha de atletismo, en este caso de entrenadora. Ahora entrena además de a su hijo a varios atletas. Confieso que hace un par de años que aunque tengo ficha otras prioridades han aparecido en mi vida, pero no descarto volver porque el deporte es adictivo y uno se encuentra muy bien practicándolo. La competición es otra cosa, pero si entrenas, como ella dice, es para algo….

El viaje de novios lo hizo a Canarias, lugar recurrente de vacaciones con sus hijos, pero si le digo algún país que recuerde haberle gustado mucho Australia, Finlandia y Sudáfrica. Siempre sedes de campeonatos de atletismo veterano.

Le gusta leer y casi no recuerda los títulos de los libros. Le pasa lo mismo con las películas, pero si tiene que quedarse con una sería Doctor Zhivago.

Chus celta

Chus en su época en el Celta 1982

Enlace al artículo

Trabajó también en la facultad de Ciencias de la Educación en Pontevedra, donde también coincidimos de profes. Allí hizo su tesis doctoral. Impartía las asignaturas de teoría del entrenamiento y valoración del rendimiento. Fueron años de mucho trabajo y aprendizaje. Al final volvimos al instituto. Chus se jubiló en el año 2015, quería reponerse, disfrutar de su jardín, su familia y seguir aprendiendo inglés.

En su tiempo libre, por decir algo, le gusta ocuparse de sus plantas, pintar, cocinar, jugar al golf, ir a la playa, viajar etc… lo que poca gente sabe es que se presentó al programa de Máster chef y pasó las dos primeras pruebas. Ahora sabiendo de que va, no volvería a presentarse.

Su rincón favorito de Galicia es A Illa de Arousa y si hablamos de España le gusta el sur sobretodo las playas de Huelva.

La dejo quitando hierbas de su jardín donde el enebro, la menta, el árnica, el tomillo, la salvia, la lavanda, la hierba luisa etc.. Forman parte de su jardín terapéutico particular porque quien de sus atletas no tiene un bote de alcohol de árnica?

Ana Santos Solla

Ana Santos Solla

Profesora de Educación Física

Son Ana Santos, nacín en Pontevedra no ano 1960, a miña infancia estivo moi ligada a Santa María de Xeve, a terra da miña nai, son a terceira de 8 irmáns, a maior das mozas, a máis vella como me dicían de pequena. Sempre me gustou o deporte e estudei INEF en Madrid, estiven 34 anos no IES Valle Inclán impartindo Educación Física alí foi onde coñecín ao resto dos meus compañeiros que agora me acompañan neste proxecto. Decidín xubilarme para dar un novo rumbo á miña vida e levar a cabo este tipo de iniciativas como @devellabella ue pretende que o envellecemento activo convértase en embelecemento persoal e poder achegar a miña experiencia nesta etapa da vida.

Nós os maiores aínda temos moita guerra que dar, espero que este blogue motívevos a querer colaborar connosco.

Historia de vida de Angeles Ruibal

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

Juan José Guirado por Ana Santos – devellabella

Juan José Guirado por Ana Santos – devellabella

Con Guirado, así o chamabamos, coincidín durante uns anos no Valle Inclán, logo fun profesora dos seus fillos

 Naceu en Écija en marzo de 1946. Os seus pais Olegario Guirado Gutiérrez e Adelina Fernández García, naceron na Axarquía, a comarca máis oriental de Málaga. Casaron en 1937, en plena guerra, e foron vivir a Cartaxena, porque o seu pai era mariño. En 1939 marchou a Bizerta coa frota republicana, e pasou dous anos no norte de África. Cando regresou instaláronse en Écija, e alí naceu el. Acababan de perder unha nena de pouco máis dun ano, Mari Carme que morreu deshidratada no medio da desastrosa sanidade da posguerra. Mira a súa foto e parécelle maior, seria e formal. Que estaría a pensar?. Vinte meses despois naceu a súa irmá Marilina. Hoxe é médica, naturalmente xubilada.

Cursou a primaria nunha escola pública en Écija, a da “Calle Comedias”. Tiña que atravesar toda a vila ata chegar alí, con moito frío e pantalón curto, no duro inverno, naqueles anos (fríos en varios sentidos) en que chegou a caer unha nevada tan histórica como a deste ano en Madrid.

Recorda con moito agarimo o seu primeiro mestre, don José María Fernández Cívico, do que habería moitas cousas boas que contar. “Que falta fai recobrar a Memoria Histórica!” Debuxaba moi ben, e seguramente iso influíulle (tamén o seu pai foi un bo debuxante).

Guirado
Guirado

Tiña dez anos cando se trasladaron a Madrid. Alí fixo o bacharelato no Instituto de San Isidro, centro de historia multisecular que antes fora Colexio Imperial dos Xesuítas. Tivo tantos e tan bos profesores que non pode nomealos a todos, cita soamente a D.Pedro Puig Adam, marabilloso pedagogo e gran matemático. Desgraciadamente só lle deu clase un trimestre porque morreu o 12 de xaneiro e nos meses seguintes tivo unha baixada (temporal) na materia…

“Para Pontevedra pediría un plan de urbanismo acorde con estes tempos de inevitable retracción, ligado a salvar da ruína o casco antigo e deter a especulación

Juan José Guirado Rodríguez

Tras facer o selectivo na Facultade de Ciencias da Complutense, fixo a carreira de Arquitectura na Universidade Politécnica madrileña. Tamén aquí ten un recordo indeleble doutro profesor, que como outros compañeiros de estudos recoñecen, marcou a súa traxectoria: trátase, casualmente, do gran arquitecto pontevedrés Alejandro de la Sota. Tres edificios notables deixou aquí: a casa xunto ás Palmeiras, na rúa que hoxe leva o seu nome, a casa Domínguez, na Caeira, e o magnífico Pavillón dos Deportes. E moitos máis noutros lugares.

Estaba a traballar no proxecto fin de carreira cando o interrompeu a mili. Di que quedou espantado e que o pillou o touro. Pero algo aprendeu: no mes de permiso, apresuradamente, fixo outro e tramitou o título vestido de caqui. Durante o que lle quedaba de servizo realizou o seu primeiro proxecto, un chalé en Algete. Aínda debo ter por aí os planos, dime. O aparellador, como non, foi outro soldado.

Anos despois quixo facer o doutoramento. Tamén se lle pasou o tempo (un é así) e un encontro casual con quen logo lle dirixiu a tese (José Antonio Franco Taboada) animouno a relanzalo. En tres meses de verán tíñao practicamente rematado. Outro atracón.  “Xa dicía a miña nai que eu era Santa Dieta ou San Rebentón…”

 A súa primeira profesión foi a arquitectura, e exerceuna durante uns quince anos, case por completo en Pontevedra, e case sempre en colaboración con outros compañeiros, dos que só un, o incansable Gonzalo de Pedro, segue na brecha. Das moitas obras nas que participou só salvaría hoxe media ducia. Sempre procurou sentirse na pel do usuario, pero a arquitectura está sometida á cruel servidume do diñeiro e a especulación. E tamén á falta de cultura arquitectónica e ambiental dos clientes.

Guirado

A frustración profesional e a incerta continuidade do traballo lanzárono á docencia. Sete cursos en institutos de ensino medio, seis deles no Valle Inclán. Unha vez presentada a tese pasou á universidade, e alí xubilouse hai xa sete anos.

 A esa tese non publicada, pero que pode descargarse do seu blog, engádense outros libros que si se editaron, aínda que con escasísima difusión. Atoparédelos en esencialomenos.blogspot.com, escondidos tras as etiquetas “daños colaterales”,  “geometrías más o menos” ou “las piezas simples”. A súa idea era en todos os casos buscar a quintaesencia xeométrica do debuxo, oculta tras a farfolla de técnicas amontoadas durante séculos. Baste o título dun deles: “Perspectiva Unificada”.

 Atrapouno o servizo militar, na desmoralizadora situación que acaba de relatar. Pero non lle foi tan mal. O campamento de Alcalá (“matadero de reclutas”…) foi o máis duro. Coa carreira case acabada, foi parar ao Servizo Xeográfico do Exército. Unha vez á semana reuníase co xefe, un comandante moi amable, e salvo para estes encontros e as gardas ía de paisano.

Preparaban entre varios un relatorio para un Congreso Internacional de Xeoloxía, “Geología y Ejército”. Cando acabou a mili aínda non estaba terminada e non soubo máis dela. Ía buscar información á biblioteca do Servizo Histórico Militar, e alí coincidía cun oficial alemán. Que uniforme máis elegante levaba! Os deste país resultaban ao seu lado realmente cutres. Á parte diso, actualizou para os manuais de información militar explicativos dos mapas o estado de todas as estradas do noroeste de España, percorridas fochanca a fochanca… cos itinerarios do Ministerio de Obras Públicas!

Guirado

Presentáronlle a Soco (Aramburu) unhas amigas comúns en xaneiro de 1976. Aínda que ata maio non volveu  vela. Desde entón non se separaron nunca, salvo viaxes a congresos. Ese verán do 76, Soco máis él, viaxaron polo sur de Europa. Dez mil quilómetros nun Dyane 6, e á volta casaron. Non houbo pois lugar a que se escribiran unha soa liña..

Teñen dous fillos, Marta e Juan. Ambos os dous son arquitectos sen obras, pero profesores con alumnos.

Non cre que se poida xeneralizar con respecto á xuventude de hoxe, sempre os houbo responsables e irresponsables, traballadores e lacazáns. O que agora é moi diferente é a perspectiva de futuro, e iso marca. Non é de estrañar que en xeral sexan moito máis escépticos e centrados no inmediato.

  Aínda non ten netos pero imaxina que será tan brando e benévolo como os avós que coñece. “Caerame a baba e serán os máis guapos, máis bos e máis listos, coma todos os netos que no mundo foron”.

Dime que case ninguén é o pai ideal. El tampouco pensa que o é, non . Non se atreve a definir ao avó ideal, porque hai un avó ideal en función dese pai ideal. As xeracións son dialecticamente complementarias.

 A causa da súa xubilación foi que chegaba a de Soco. A razón profunda foi o cansazo de batallar nunha universidade que estaba a cambiar (a peor) e nunhas materias, o debuxo e o deseño, que reducían continuamente a súa presenza e deformaban o seu currículo, converténdose progresivamente de formativas en meramente instrumentais, no peor sentido do termo.

 Da televisión di que sempre a viu pouco, e prefire os programas culturais. Para non perder habilidades mentais segue na 2 “Saber y ganar”. A conxuntura política, co tira e afrouxa paralizante e as operacións de acoso e derribo, no medio desta crise que ve moi duradeira, faille agora estar máis pendente dos programas in(de)formativos. Un goberno que empezou cun programa prometedor está a ser freado, por dentro e por fóra, dun modo que lle lembra a como frean os aparatos que aterran nun portaavións.

Le todo o que pode. É difícil asimilar a enorme oferta, e compra por encima da súa capacidade lectora. Do máis recente recomendaría “Educación Tóxica”, de Jon E. Illescas.

 Non le a prensa escrita en papel. Recomenda a alternativa que se atopa na internet. Hai moitas páxinas que dan outra visión, mostrando o que non aparece nos medios habituais.

 Propóñolle que me recomende algunha película e cítame tres: “Tierras de penumbra”,Lo que queda del día” e a obra póstuma de John Huston, “ Dublineses”. Nelas podedes descubrir a fibra sensible de quen deixou tantas cousa por facer.

 Nas redes sociais ten presenza en Facebook e ten un blog que se chama esencialomenos.blogspot.com

 Para encher o tempo, gústalle ler e escribir, tamén facer algo de exercicio de mantemento e camiñar. Tiña moitas ideas na cabeza cando se xubilou, pero foi perdendo a esperanza de levalas a cabo.

 Ao alcalde pediríalle un esforzo para recuperar servizos públicos privatizados. Tamén un plan de urbanismo acorde con estes tempos de inevitable retracción, ligado a salvar da ruína o casco antigo e deter a especulación.

 Nada máis xubilarse, Soco e el cambiaron o modo de alimentarse. Recomenda como racional a dieta Smart. Con ela, sen sufrir moito, perdeu quince quilos. Agora, sobre todo despois deste Nadal de clausura, gañou tres.

 A súa viaxe fin de carreira foi inesquecible. Acompañados por un guía de excepción, o arquitecto Rafael Moneo, pasaron por Roma, Istambul, Praga, Budapest, Viena e Munich.

Tamén non menos o foi o que fixo con Soco, e a súa irmá menor polo sur de Francia, Italia, Iugoslavia e Grecia.

 Di que lle quedan demasiados soños por cumprir

 Para tomar un café está moi a gusto no Café Moderno, co seu inevitable vaso de auga da billa, na Nata acompáñancho con churros, a súa perdición. Tamén bota de menos dous que pecharon nos soportais da Ferrería, un por banda.

 Para comer fóra O Tío Benito, en Ribadumia, e os seus callos.

 Grazas Juanjo polas respostas a todas as nosas preguntas con tan bo humor.

Ana Santos Solla

Ana Santos Solla

Profesora de Educación Física

Son Ana Santos, nacín en Pontevedra no ano 1960, a miña infancia estivo moi ligada a Santa María de Xeve, a terra da miña nai, son a terceira de 8 irmáns, a maior das mozas, a máis vella como me dicían de pequena. Sempre me gustou o deporte e estudei INEF en Madrid, estiven 34 anos no IES Valle Inclán impartindo Educación Física alí foi onde coñecín ao resto dos meus compañeiros que agora me acompañan neste proxecto. Decidín xubilarme para dar un novo rumbo á miña vida e levar a cabo este tipo de iniciativas como @devellabella ue pretende que o envellecemento activo convértase en embelecemento persoal e poder achegar a miña experiencia nesta etapa da vida.

Nós os maiores aínda temos moita guerra que dar, espero que este blogue motívevos a querer colaborar connosco.

Historia de vida de Lela

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

Ángeles Ruibal Argibay por Ana Santos – devellabella

Ángeles Ruibal Argibay por Ana Santos – devellabella

Ángeles é da terra dos meus ancestros, sabía dela por referencias da aldea pero soamente eramos amigas no facebook, parecíame tan rica e apaixonante a súa vida que decidimos facerlle unha historia de vida, quedamos en Arroelo, a oficina, como a chamo cariñosamente, e apareceu vestida de verde esperanza cun traxe que fixo ela mesma e, a pesar da máscara, adiviñábase un gran sorriso.

Ángeles naceu en San Andrés de Xeve  un 25 de novembro de 1940, era a pequena de 5 irmáns, José, Mercedes, Marisa e Fernando, dos que vive soamente Marisa.  Aos 7 anos foi á escola con dona María, que sei que só comía patacas e berza.  Ángeles leváballe ovos que lle daba súa nai para que comera mellor; é que xa se sabe o dito:  “pasas mais fame cun mestre de escola”.

Cando tiña 9 anos seu pai puxo escola na casa ao quedar sen traballo porque o acusaron de republicano e xa estudaba con el. Para ela sempre foi un referente, recitaba os clásicos e adoitaba cantar zarzuelas e cancións populares.

argibay

Familia Argibay – Casal, a súa nai a segunda pola esquerda atrás

Ángeles 1943

Ángeles en 1943

Tiñan unha casa grande con servizo e nada lles faltaba, pero no ano 1954 morreu seu pai, que tiña un bo posto de secretario no concello, porén a súa nai non recibiu ningunha pensión como viúva e todo cambiou para elas. Así Ángeles pasou de xogar coas  monecas a muxir vacas, coidar os animais, facer o pan, podar as viñas, labrar as veigas… mais a ela non lle desgustaba ser campesiña e gozaba da vida no campo. Seus irmáns Mercedes e José marcharan para Bos Aires cos tíos e coa avoa, e alí estiveron dez anos, Marisa casada en Pontevedra e Fernando de constructor en Vigo, a nai e ela foron as únicas que quedaron na aldea…

En Burdeos tivo que deter a actuación cun nó na garganta e bágoas de emoción nos seus ollos, pois todo o mundo se puxera a aplaudir cos brazos abertos ao unísono o mesmo que fixeran con Atahualpa Yupanqui”

Ángeles Ruibal Argibay

Coñeceu ao seu marido porque o seu irmán Fernando quería saír cunha amiga súa e ela foi de carabina pero tamén levaron un amigo para que a acompañase. Aos 18 anos quedou embarazada e casou con el. Jesús Baquero era de Poio . Ao casar foi vivir para a aldea con elas pero non se afacía a aquela vida e marchou, para Francia, a traballar cun tío que residía alí. Veu  velas cando a filla tiña ano e medio,  o encontro tivo que producirse ás agachadas no Monte do Castro porque os irmáns dela non o deixaron ir á casa.  Non volveu saber del ata que a súa irmá Mercedes lle contase por teléfono que morrera, quedando viúva aos 25 anos.

Ángeles

Co seu pai e a súa irmá Marisa

Ángeles_xeve

Ángeles en Xeve vestida de galega

Ángeles Xeve

En 1950

Seu irmán José que xa viñera de Arxentina e vivía en Madrid un día escoitouna cantar e emocionoulle tanto a súa voz que quixo levala á capital para que estudara, e alá foi deixando a súa filla coa súa nai en Vigo na casa dos seus irmáns Fernando e Mercedes, casada co arquitecto Agustín Pérez Bellas, ocupábase da nena como unha segunda nai., xa marcharan todos da casa da aldea. 

En Madrid estudaba día e noite cos mellores profesores, canto, piano, solfexo, guitarra, cultura xeral. Pepe, o seu irmán, era o encargado de elixir as clases, cos mellores profesores, e que puidera ir aos concertos. As tertulias na súa casa con intelectuais moi importantes era o mellor para ela. Ángeles era a responsable de cociñar sendo por iso moi eloxiada e nas sobremesas cantaba aos invitados. 

Alí coñeceu ao compositor Waldo dos Ríos, ao poeta Felix Grande, ao director de cinema Miguel Picazo, ao actor arxentino Carlos Estrada e un sen fin de personalidades que ela prestaba tanta atención ás súas conversacións, que en cada reunión era como facer unha clase maxistral de cultura.

En Madrid coñeceu a María Fux, unha prestixiosa bailarina arxentina moi amiga do seu irmán, cando a viu bailar,  fíxose amiga dela. Un día chamouna desde Arxentina dicindo que lle ía mandar ao seu fillo a Madrid e se podía quedar na súa casa uns meses, ela dixo que si sen sospeitar que se ían namorar, el tiña 22 e ela 27, o seu amor pola música foi o que os uniu. Empezaron a facer cancións e a cantar xuntos  e, ao pouco tempo, el díxolle: “teremos que casar, non si? A sua filla de 8 anos estaba encantada xa que por fin ía ter un pai. Xuntos formaron o dúo Los Juglares.

Maria Fux

Ángeles con Sergio Aschero e María Fux

Cando chegou Sergio Aschero, Ángeles xa cantaba con éxito nos colexios maiores de Madrid  a grupos de estudantes e que de un concerto, saian contratos para outros vinte.

Coa súa nova parella empezou cantando por toda España e logo foron a París aproveitando a lúa de mel, deron varios concertos con moito éxito. No ano 1969 marcharon a Bos Aires cantando na Botica del Angel, un referente de boa música no país, alí gravaron un disco,  “España canto y poesía”. Decidiu vir a España para dar a luz a súa segunda filla, Irene. Mentres a criaba gravaron outro disco con poesía de Agustin Pérez Bellas no 1971 e outro no 73 coa CBS “Lorca los Juglares” e no 76 “Está despuntando el alba” con poemas de Miguel Hernández con Pauta, Ariola… Daban infinitos recitais por toda España. En 1978 volveron a Bos Aires para instalar unha escola de música onde eles mesmos eran os profesores, chegando a ter 100 alumnos nalgunha ocasión.

juglares

“España canto y poesía” 1969

Lorca

“Lorca Los Juglares”. 1973

juglares

“Está despuntando el Alba” 1976

No ano 1999  dedicábase á ensinanza musical e decidiron levar camiños separados, el quedou coa súa nai en Bos Aires e ela veu para España no 2002, onde a prensa a recibiu con moito cariño, e comezou a cantar as súas propias cancións en diferentes caixas de aforros e concellos.  Ela, muller valente onde as haxa, volveu gravar no ano 2003 Cancións para sentir.

En 2012 dedicou un disco ao trobador Atahualpa YupanquiAsí sinto a Yupanqui” recibindo unha medalla e diploma polo Honorable Congreso da Nación de Arxentina, como recoñecemento polo seu labor cultural. En 2017 gravou a poesía da viguesa Mª do Carme Kruckenberg, “Acóchache en mín“. En poucos meses, volve á Arxentina para gravar poemas de Rosalía de Castro con música propia, patrocinada por Asociacións Galegas e realizar varias presentacións en asociacións e teatros de Arxentina.

disco
acochate

Quixo tamén o azar ou a fortuna que Arturo quedara cativado dela. Arturo Pérez Vega era viúvo, un home encantador, dime. Estiveron 3 anos de noivos e logo deulle un ictus, antes de enfermar, el pediulle para casar e ela alongaba a data, pero ao quedar nunha cadeira de rodas, ela dixo que cando camiñara facíano. Cinco anos despois, de coñecerse, déronse o si quero en Arbo. O seu novo marido recoñece que nunca fora tan feliz, a pesar da súa enfermidade, Ángeles díxome que era un home bondadoso, intelixente e moi boa persoa, no 2011 quedou viúva de novo, marchou para Arxentina onde estaba  súa filla e as netas. Viaxou coas cinzas de Arturo que repousan aos pés dun limoeiro na casa da súa filla.

O amor volveu chamar á súa porta, esta vez un periodista arxentino, Eduardo Aldiser, que lle quixo facer unha entrevista por internet, a maxia xurdiu entre os dous e xa levan 9 anos vivindo en Pontevedra onde el xa quere ficar a vivir.

Eduardo fíxolle a páxina Web e meteuna nas redes sociais porque ademais de periodista, publicista e locutor,  di que as novas tecnoloxías son moi importantes para promocionar o seu traballo.

Recorda con cariño un concerto en Burdeos onde xusto antes de saír a cantar dixéronlle que cando tocaran alí Atahualpa Yupanqui  acontecera unha cousa excepcional pois todo o mundo se puxera a aplaudir cos brazos abertos ao unísono, producíndose un aplauso atronador. Cando, na súa terceira canción (un poema de Machado) empezaron a facer o mesmo as miles de persoas alí congregadas, non puido coa emoción e tivo que deter a actuación cun nó na garganta e bágoas de emoción nos seus ollos, repetíronse os aplausos máis dunha vez e ao final da actuación foi apoteótico.

Ruibal

Non ten soños sen cumprir porque foi soñadora e quixo cumprilos todos, quizais lle gustaría ser máis coñecida como artista, que se valore a poesía musicalizada, a difusión do seu traballo como cultura, pero non como persoa, non é soberbia, moi ao contrario como signo de humildade cara ao seu traballo.

Goza coas cousas simples porque valora os momentos, todo o que deixa poso, dime que vai pola vida cos ollos ben abertos para atrapar todo o do exterior e lembra o consello que lle dicía seu pai para coñecer a boa xente. “Ordeñaba un fraile a un mono entonando este cantar, miren la cara que tiene la leche que puede dar”.

De Pontevedra gústalle todo, recorda que de nena non a deixaban ir por determinadas rúas agora cada rincón lévao na alma, coñece a pouca xente por aquí, pois os amigos que tiña eran amigos dos seus irmáns que xa morreron, pero os que ten agora son  xente encantadora

No 2019 fixéronlle unha homenaxe no sexto edificio do Museo a editorial Benito Soto polos 70 anos cumpridos, alí foi onde publicaron  o 1º libro de seu irmán José Ruibal. Xesús Alonso Montero chamouna para pedirlle que musicalizara uns poemas dos poetas homenaxeados e aos poucos días xa os tiña preparados, non precisou acompañamento musical, a súa voz a capela encheu a sala abarrotada do museo.

benito soto
Luthiers

Con Les Luthiers

ARROELO

En Arroelo

guitarra

Coa súa guitarra

Nuns meses voltará a Bos Aires onde pensa estar case un ano, gozando da familia, amizades e traballando por suposto.

Esta charla estivo chea de cancións e relatos que non podo reproducir xa que non os gravei e quedan coma un agasallo no meu corazón, si que gravei un alalá que encheu a sala 23 de Arroelo de positividade e boa onda.

Angeles mil grazas por compartir con nós un cachiño da túa enriquecedora vida, vémonos sempre na rede e se pode ser tomando un café xa sen máscara.

Páxina web

 

Ana Santos Solla

Ana Santos Solla

Profesora de Educación Física

Son Ana Santos, nacín en Pontevedra no ano 1960, a miña infancia estivo moi ligada a Santa María de Xeve, a terra da miña nai, son a terceira de 8 irmáns, a maior das mozas, a máis vella como me dicían de pequena. Sempre me gustou o deporte e estudei INEF en Madrid, estiven 34 anos no IES Valle Inclán impartindo Educación Física alí foi onde coñecín ao resto dos meus compañeiros que agora me acompañan neste proxecto. Decidín xubilarme para dar un novo rumbo á miña vida e levar a cabo este tipo de iniciativas como @devellabella ue pretende que o envellecemento activo convértase en embelecemento persoal e poder achegar a miña experiencia nesta etapa da vida.

Nós os maiores aínda temos moita guerra que dar, espero que este blogue motívevos a querer colaborar connosco.

Historia de vida de Lela

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥

José Antonio Mera por Ana Santos – devellabella

José Antonio Mera por Ana Santos – devellabella

A José A. Mera Espiño me lo presentó Ghislaine que también nos acompañó en esta historia singular.

José Antonio nació en el sanatorio Santa María, en Pontevedra. Su abuelo materno era oriundo de Silleda y, junto con su hermana, Vda. de Caramés, compraron “A Bouza“ en San Andrés de Xeve.

Sus padres vivían en una aldea llamada A Regueira en A Piolla (Lérez) donde criaron a José Antonio. De los cuatro a los nueve años fue a la Escuela Mixta de a Piolla, a cuya maestra, Doña Carmen Gestal, siempre estuvo muy unido y agradecido.

A los 8 años ingresó  en la Preparatoria del Instituto. Su asignatura favorita siempre fue la historia y estando Filgueira de director fue a las excavaciones de A Lanzada. Del instituto se cambió al Sagrado Corazón por chulería.

Cursó estudios de Radio de la Mercante gracias a alguien que mentía más que hablaba: Estaba en casa de un amigo y su hermano, que había estado en el seminario, se presentó con un uniforme muy chulo y él le preguntó: -Eres…?

– Soy Oficial de la Marina mercante.

-¿Viajas en barco?

– Acabo de llegar de Brasil.

Tuvo que falsificar la firma de su padre que sólo estaba dispuesto a pagarle los estudios si hacía Derecho.”

José Antonio Mera Espiño

Y empezó a contar historias sin parar. Cuando José Antonio llegó a casa les dijo a sus padres que ya sabía qué quería ser de mayor. Su padre le dijo que iba a ser un gilipollas. Como mucho, un gilipollas con galones. Así que decidió ser marino e irse de casa. Tuvo que falsificar la firma de su padre que sólo estaba dispuesto a pagarle los estudios si hacía Derecho, para solicitar una beca para la Escuela de la Sección Naval de Juventudes en Valencia. Era una escuela de régimen medio militar. Los alumnos se iban de juerga saltando por las ventanas.

Le concedieron la beca y empezó los estudios de Radio dos años más tarde de aquella conversación.

Valencia
Valencia1
Naval

El programa de estudios para Oficiales de Radio podía realizarse en una de las 5 escuelas oficiales de Náutica: Tenerife, Barcelona, Coruña, Cádiz y Bilbao, él tuvo que examinarse por libre en Barcelona.

Con 18 años se vino para Coruña a la Escuela de Náutica y, como no quería pedir dinero a sus padres, se dedicaba a dar clases de inglés a pesar de su evidente falta de práctica.

Este idioma lo había aprendido con una profesora en Valencia de la que estaba enamorado. También vendía cuadros hechos con piezas de relojes, actividad en la que tuvo mucho éxito por toda Galicia.

Como no sabía si le gustaba navegar, ese verano fue a la isla de Arousa y en el muelle habló con Chiquita,  patrón de un pesquero de la sardina, el “CHIQUITA II”, que lo enroló de marinero e iba en la chalana que ayudaba al cerco, pescando  desde Fisterra a la costa portuguesa durante tres meses.

A veces dormía en casa de unos amigos, los “Parrumeiras”. Unos  años más tarde Chiquita (Juan Nieto Dios) fue su padrino de boda. Mera dice que su amistad y agradecimiento es de por vida. No cree en la eternidad

Al año siguiente se fue de marinero al Líbano. Salió de Alicante y viajó después a Argelia y Ceuta. Eso duró 3 meses

 Con 19 años acabó la carrera con el nº 1. Se embarcó siendo 3º Oficial de Radio en un buque de pasaje de la Compañía Trasatlántica, “Montserrat”, que hacia ruta entre Southampton- Santander- Coruña- Vigo-Las Palmas- Tenerife- Kingston (Jamaica)- St. Thomas (Trinidad)-Curaçao- La Guaira (Venezuela) y vuelta por los mismos puertos.

La marcha permanente que el joven telegrafista llevaba a bordo, hizo que sus resultados económicos fuesen negativos. Su salario daba para pagar al mayordomo y poco más. Decidió pasar a una vida ascética y fue contratado por Hispano Radio Marítima, una empresa participada por el Estado que alquilaban los equipos y el telegrafista a las navieras. Desembarcó del EOLO a la vuelta de un delicioso viaje a Colombia para hacer los seis meses de servicio militar en la Armada a los que estaba obligado.

peluquero

El chico que me corta el pelo era Patron de Altura y de viejo de hizo cura. “Monte Amboto” 18 años

Trípoli

De Marinero en el Monte Amboto, en el bote de unos niños libaneses que me sacaron a pasear cerca de Trípoli.

En las escaleras de casa de sus padres conoció a su novia cuando aún estaba en la Escuela de Náutica. Decidieron casarse cuando él saliese de la mili. M.L. Tenía 17 años y Mera 21. Años más tarde tuvieron un hijo que ahora es físico cuántico en EE.UU. Ya está casado y los ha hecho abuelos.

Embarcarcó en el carguero “Sierra Jara” donde estuvo un año. Después el “Monte Amboto” y varios buques de banderas liberiana, panameña, de Singapur y navieras de capital alemán. José Antonio dejó la Marina mercante en el DORADO, un barco liberiano de una compañía de Endem.

barco

Le avisaron de unas oposiciones para farero pero no quiso entrar en la administración del estado mientras estuviera el dictador. Se dedicó durante un año a montar una granja con un amigo pero no tuvo éxito. También vendió maquinaria de construcción. En el 78, con la constitución aprobada, se presentó a las oposiciones y las aprobó. Hizo las prácticas junto con tres técnicos en cabo Silleiro durante un  año. Ese invierno la Jefatura de Costas le ofreció sustituir al farero de Sálvora a quien le había dado un ictus.

Los relevos en la isla se hacían cada 15 días que era cuando iba el barco con provisiones. En Sálvora estuvo 3 meses a pesar de estar destinado como Técnico de Señales Marítimas Encargado de la Ría de Vigo.

L. y Mera se separaron en 1984.

En el año 1991 El gobierno socialista comenzó a aplicar la gestión privada en el sector público, como remedio a su propia inoperancia administrativa. El anteproyecto de Ley de Puertos y de la Marina Mercante produjo en Mera la sensación de que la sociedad iba a ser estafada en su patrimonio histórico y cultural. Peleó contra la privatización de los faros. Los fareros propusieron que fuesen utilizados como torres de control porque están colocados estratégicamente. Además son obras de arte y forman parte del patrimonio del estado español, pero no quisieron hacernos caso,  nos dice.

La suerte quiso que en la guerra contra la ley de Puertos en 1992 conociese a Concha, con la que  lleva viviendo 28 años.

capitán

Le ofertaron laboralizarse en el puerto de Vigo, pero no aceptó. Siguió como funcionario en la Inspección de telecomunicaciones durante 6 años. En 1998 hizo el curso de Observación Meteorológica en el Instituto Nacional de Meteorología de Madrid. Estuvo prestando este servicio en la Escuela Naval de Marín y el Aeropuerto de Peinador en Vigo en total 10 años. Se jubiló dos días después de cumplir los sesenta porque no quería que la fecha de su cumpleaños, el 11 de septiembre, le recordase ese día.

No echa de menos nada de su vida laboral ya que no tiene tiempo más que para restaurar unas casas en ruinas que heredó y que quiere vender y que no le dejan tiempo para leer o navegar en su pequeño balandro.

Un libro que le marcó el recuerdo fue La Reina Calafia de Blasco Ibáñez. En la tele ve algún informativo de Al Jazira y la CNN por eso de no olvidar el inglés. No se pierde el Intermedio por no olvidar donde vive.

Un viaje que le gustó mucho de los numerosos que realizó, fue a los Grandes Lagos  cargando maíz en Toledo y Cleveland (Ohio) para llevarlo a Mallorca y Venecia.

Si hay un sueño o un deseo es que  quiere vivir y morirse tranquilo y en paz.

Nos despedimos con la promesa de un vino, cuando se pueda. Muchas gracias por tu tiempo y por tu historia.

Saber más Blog

Profesiones modernas:Desde un faro

Ana Santos Solla

Ana Santos Solla

Profesora de Educación Física

Son Ana Santos, nacín en Pontevedra no ano 1960, a miña infancia estivo moi ligada a Santa María de Xeve, a terra da miña nai, son a terceira de 8 irmáns, a maior das mozas, a máis vella como me dicían de pequena. Sempre me gustou o deporte e estudei INEF en Madrid, estiven 34 anos no IES Valle Inclán impartindo Educación Física alí foi onde coñecín ao resto dos meus compañeiros que agora me acompañan neste proxecto. Decidín xubilarme para dar un novo rumbo á miña vida e levar a cabo este tipo de iniciativas como @devellabella ue pretende que o envellecemento activo convértase en embelecemento persoal e poder achegar a miña experiencia nesta etapa da vida.

Nós os maiores aínda temos moita guerra que dar, espero que este blogue motívevos a querer colaborar connosco.

Historia de vida de Manuela Gándara

máis artigos

♥♥♥ síguenos ♥♥♥